El problema de la salvación es que la gente no cree en las Sagradas Escrituras

José. Estoy en Resistencia, Argentina. Estuve visitando Salta, Jujuy y lo que he visto es algo fantástico, extraordinario. Cerros altísimos pintados de colores: rojo, amarillo, azules, verdes, marrones, colorados, con matices de colores. Algo extraordinario. Y no es pintura humana es minerio de todas las especies a los que el Omnipotente los ha juntado en Cerros enormes, altísimos.
Bueno, José, ya contaré más de esta región Argentina de la Cordillera de los Andes, algo impresionante por su majestad, belleza, orden, silencio, por la fauna y la vegetación. ¡Cómo el Omnipotente es hermoso, inteligente, amoroso, cuidadoso, ordenado, un Ser único que se conoce a sí mismo por su Creación cuando la ve tan hermosa y ordenada como Él!
Bueno. Lo que pasa por lo que puedo entender por las conversaciones que tengo, la gente no cree en las Sagradas Escrituras, Lo que falta es creer. No creen que pueda SER un ser tan sábio, inteligente, provisor, que gobierne la Ciencia en su totalidad y la manifieste, la administre. Le confunden con religiones, iglesias, instituciones, jerarquias todas humanas. No creen y ni aceptan que pueda existir o SER algo invisible inteligente y de quien toda la existencia y todo el ser manifiesto pueda existir en un orden y en una ciencia tan matemática desde todos los ángulos posibles. No creen que lo físico sea una manifestación de lo no físico. Están aferrados a sus sentidos limitados, estrechos y no consiguen dar el paso adelante.


Sin Fe sin una creencia científica es imposible conocer y entender el Omnipotente. Por eso no creen en la Profesía tan clara y evidente del Apocalipsis. No creen que el Omnipotente sea el Señor de los Tiempos, los gobierne, los marque, los cambie, los destruya y los construya, gobierne lo invisible con lo visible, y lo visible con lo invisible, en un proceso único, extraordinario y de un Amor y Belleza indecifrables. Porque no creen se condenan y se condenarán. No es que el Omnipotente les condene, no. Pero, ellos, al rechazar el Omnipotente, eligen se autodeterminan por el rechazo y consecuentemente por la condenación. También no creen ni en la salvación y ni en la condenación. A mi manera de ver y entender, esta Humanidad ya está liquidada y es perder tiempo hacer algo por ella. Mejor es abandonarla y entregarla a su suerte.
Te confieso, José, trato de mí. Después de haber visitado y visto lo que visité y ví, yo a esta Humanidad le digo adiós, porque realmente no es posible sean dignos de algo que se parezca con la Fe o la Creencia en este Ser tan Grande, tan Magnífico, tan Amoroso, tan Inteligente, tan Sábio, tan Provisor. Yo estoy como anestesiado cuando de pie solo en medio de esa inmensidad tan gloriosa como los Cerros Coloridos de una inmensidad que uno mismo se sentía del tamaño de una lenteja. Si creen en el Apocalipsis, muy bien y si no creen muy bien o si no creen en nada, ni en la fuerza del dinero creen, ni de la salud, pues que se mueran, que se vayan. No voy a preocuparme por eso. Yo ya estaba en otro mundo pero ahora con lo que la Providencia por mi hermano me mostró con aquella frase que siempre escucho: “para que lo veas”, ya no dudo más, ya estoy ahora en otro mundo. Y me voy para la Salvación porque ya estoy en la Salvación por la Fe y el Amor por este Ser tan Magnífco de una Belleza, simplicidad, humildad, naturalidad que nos hace llorar de pura emoción. El Omnipotente realmente es Señor y al mismo tiempo la Inteligencia que con humildad y naturalidad y simplicidad, todo, absolutamente todo desde el mínimo átomo, desde los mundos ínfimos, hasta los macro e infinito, los gobierna porque los Ama, los Quiere, son algo de si mismo.
Ustedes no saben lo que es la Cordillera de los Andes. Lo que es esa majestad silenciosa e imponente por la que se ve y se entiente el Omnipotente en plenitud.
Es este el testimoño que quiero dar porque lo he visto y vivido.
Si ustedes no se abren, no abren la mente, no salen de ustedes mismos, morirán así como han vivido, en la desgracia, en el hambre, en el desorden, en la guerra en su total destrucción. Y si ustedes persisten en este estado les damos gracias porque se van y nos dejan solos sin ustedes. Nos dejan en paz. Y nosotros nos quedaremos con el Omnipotente, sólo con Él que es suficiente.
Gracias

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://elsecretodelasestrellas.wordpress.com/2015/06/04/el-problema-de-la-salvacion-es-que-la-gente-no-cree-en-las-sagradas-escrituras/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: