Entiende este misterio: “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día”

Enero 2015.   En el principio… del Tercer Día.

Art. 008

ÉSTE ES…………………………………………….EL TERCER DÍA.

Estimado lector, lee con atención este artículo a manera de carta. La escribí para ti con el amor que te tengo sin haberte visto. Y estoy seguro, que si la estás leyendo, es porque Al Padre! le agradó que te sea revelada una verdad del Reino. Eres especial para Él! Y te ama con amor eterno! Ésta verdad es una verdad poderosa, que entenderás si tienes la seriedad y la fe necesaria para cambiar, cuando después de leerla, tengas entre tus pensamientos, el nuevo fruto de una reacción, la actitud que se alimenta del perfecto amor, la actitud que te activará en el propósito de tu llamado.

reloj

El que no cree, que siga sin creer, y aquel que crea, la recompensa de tener la certeza, será la gloria revelada de lo que no se veía y se hará visible, en el tiempo que se espera, gloria de la claridad de su Rostro, gloria del Altísimo Señor de la creación.

La verdad que se te revela…

la foto 2 mmm

Sin santidad, no verás al Señor,
Arrepiéntete de tus pecados ahora, y pide tu perdón y serás perdonado al instante.
Es tu oportunidad! Cree en el Evangelio! En el Señor Jesucristo! El cielo se acercó a tu vida en esta hermosa hora, el Reino de los cielos golpea tus oídos, tus ojos, tu alma, tu espíritu, tu corazón. Abre la puerta con la fe, y rechaza la incredulidad. No dudes…
Cree… Y No te endurezcas…
Éste es el día de tu salvación!
Éste es el día que con tu boca y con todo tu corazón repites conmigo: “Creo! Acepto a Cristo como el Señor y Salvador de mi vida!”

la foto 3 huyy

 

La prueba de su pasaje por la tierra, está en el calendario. La única persona que con su influencia divina pudo partir en dos la historia. Es la prueba mas cercana que tienes… Todo tiempo se lee antes o después de Él… De Jesús el Mesías.
Mira la fecha de hoy… 2015 años… Su resurrección marcó la diferencia, entre humanos comunes y el unigénito humano 100% humano como 100% Dios; porque los que son reconocidos por sus obras y sus nombres se hacen famosos… Luego ineludiblemente se mueren y solo queda un débil recuerdo de lo que eran, y un débil legado de sus voluntades, pero de éste Cristo se tiene certeza de que Vive! CERTEZA DE CERTEZAS! Y que venció a la muerte y que está sentado a la diestra de Dios Padre hasta el tiempo de su regreso, el regreso del cual… quiero hablarte! Porque sucederá pronto, no tardará.

Y cuándo será?

Dicen que prometió volver pero que ya pasaron muchos días… (Necios que serán sorprendidos como con Ladrón!)
Cuándo volverá?
En unos pocos años estará pisando tierra, y su gobierno será establecido por mil años y luego para siempre.

>Lector, sea cual sea la posición o la coordenada geográfica o el lugar del mundo en el que te encuentres y estés leyendo esto.<

Entiende este misterio: “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día”. (2 Pedro 3:8 RVR1960)”

Ahora te presento a uno de los siervos del Rey que vuelve pronto: > Oseas <, profeta de los dichos del Señor.

Éste hombre nos reveló lo que el Padre le entregó, y es grande y valioso lo que nos deja registrado, ahora lee: “Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. (Oseas 6:1-2 RVR1960)”

¿Después de dos días? Sí! Y no ignoramos lo que nos revela su consiervo Pedro… Para Dios… Un día es como mil años!

Entonces… ¿Que pasará después de 2 días?
Lee: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. (1 Tesalonicenses 4:16 RVR1960)”

Exactamente lo que nos dice Oseas: “Nos dará vida después de 2 días!” los muertos resucitarán primero!

Ahora sigue leyendo y creyendo, y comprueba tu mismo en oración con el mismo Espíritu de gracia que se mueve en ti: ¿Qué tiempo es éste?

||| ¿¿¿!!!QUÉ TIEMPO ES ÉSTE!!!??? |||

[ Desde Jesucristo, como año cero, hasta el 2000… SON DOS DÍAS! Y después de dos días nos DARÁ VIDA! ]

Cree o no cree, pero !decide!

!Quiero que TE ENTERES!
El profeta Isaías nos revela el acontecimiento que le da inicio al TERCER DÍA, en el cuál se cumplirá la profecía de Oseas.
Ése acontecimiento ya ocurrió.
No hay lugar para una sola duda. !YA SE CUMPLIÓ!

Así te revela Cristo, que el tiempo es hoy, lo hace por la profecía de su siervo Isaías, Lee! : “El día que suceda la gran masacre y caigan las torres, habrá manantiales y ríos en todo monte alto y en cada colina elevada. La luz de la luna brillará como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces más brillante, como la luz de siete días. Será el día en que el SEÑOR vendará las lesiones de su pueblo y sanará las heridas de los golpes recibidos. (Isaías 30:25-26 PDT)”

¿Leíste BIEN?

>>> El día que suceda la gran masacre y caigan las torres <<<

Eres testigo privilegiado del cumplimiento del principio de esta TERRIBLE PROFECÍA!!!
Y el profeta Daniel… TAMBIÉN TE LO DICE! LÉE!: “Alcé los ojos y miré, y he aquí un carnero que estaba delante del río, y tenía dos cuernos; y aunque los cuernos eran altos, uno era más alto que el otro; y el más alto creció después. Vi que el carnero hería con los cuernos al poniente, al norte y al sur, y que ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quien escapase de su poder; y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía. Mientras yo consideraba esto, he aquí un macho cabrío venía del lado del poniente sobre la faz de toda la tierra, sin tocar tierra; y aquel macho cabrío tenía un cuerno notable entre sus ojos. Y vino hasta el carnero de dos cuernos, que yo había visto en la ribera del río, y corrió contra él con la furia de su fuerza. Y lo vi que llegó junto al carnero, y se levantó contra él y lo hirió, y le quebró sus dos cuernos, y el carnero no tenía fuerzas para pararse delante de él; lo derribó, por tanto, en tierra, y lo pisoteó, y no hubo quien librase al carnero de su poder. (Daniel 8:3-7 RVR1960)”

SÍ!!! Es lo que estás pensando, Isaías y Daniel, te dicen lo mismo, te marcan el acontecimiento que anuncia que el Segundo día está completo, y que el Tercer día ha empezado!

¿Cuál ACONTECIMIENTO?

!LA CAÍDA DE LAS TORRES!

11 de Septiembre del 2001.

la foto 4boom
Una torre mas alta que la otra, y sin tocar tierra, el macho cabrío le quebró sus 2 cuernos, cayeron las Torres, anunciando el principio del Tercer día, del cual Oseas dice: “Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará”

ÉSTE ES EL DÍA!
EL TERCER DÍA!!!

Y la última semana de años que nos dice Daniel en su libro, está por comenzar!
Semana de años, y !entiende! Que justo antes de que la ira de Dios se derrame por siete copas sobre los impíos, justo antes, se cumplirá delante de nuestros ojos la profecía QUE pronunció la Raíz de David: “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro. (S. Mateo 24:29-31 RVR1960)”

!LECTORES TODOS!
!LECTORES CREYENTES DEL MUNDO!


!EL COMIENZO DEL TERCER DÍA ES ANUNCIADO!

!LA HORA DE LA PRUEBA ES INMINENTE!
!NO SE TARDARÁ EL SOBERANO DE LA PROMESA!
LA VERDADERA IGLESIA ESTÁ DICIENDO: “VEN!”
Y EL ESPÍRITU ESTÁ DICIENDO: “VEN!”

QUE SE PREPAREN LOS GOBIERNOS ILEGALES DE LA TIERRA, PORQUE EL REINO DE LOS CIELOS HA EMITIDO EL JUICIO DE SUS ILEGALIDADES.
VIENE EL DÍA DEL GALARDONADOR, TANTO COMO SERÁ EL DÍA DEL CASTIGADOR!
EL ÁRBOL SIN FRUTO SERÁ QUEMADO, LAS CABRAS SERÁN APARTADAS!

Éste es…
El Tercer día.

salvador

>El único que es digno de desatar los sellos, ya tiene el libro en las manos. Y en poco tiempo romperá el primero.<

Iglesia que lees…
Que nadie tome tu corona, pase lo que pase, demuestra que eres paciente y que tienes fe. Prepárate para lo que viene. Porque serán días de angustia, como no la ha habido ni la habrá después.
Si vences, tendrás derecho al árbol de la vida, a la vida eterna en Cristo Jesús; nunca más llorarás, para siempre serás y no serás removida.

!DESPIÉRTATE!
!REACCIONA EN TU CONCIENCIA!
!QUE SE DESTAPEN LOS OÍDOS DE LA CONVICCIÓN!
!QUE TIEMBLEN LAS RODILLAS DE TU ESPÍRITU!
¿¿PORQUE DIOS TE HABLA Y TE REHUSARÁS A OÍR??
!OYE Y CREE Y MUESTRA EL FRUTO DE TU FE, CON LA CONSUMACIÓN DE TUS OBRAS!

Enero 2015.
En el principio…
del Tercer Día.

Damio.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://elsecretodelasestrellas.wordpress.com/2015/04/24/entiende-este-misterio-mas-oh-amados-no-ignoreis-esto-que-para-con-el-senor-un-dia-es-como-mil-anos-y-mil-anos-como-un-dia/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. “Al ser on-line este estudio, cualquiera puede participar, y si algo no es correcto o no está de acuerdo con lo aquí escrito y tiene argumentos para defender otra interpretación lo puede decir en comentarios”

    Hola José: .

    Efectivamente son tiempos donde muchas verdades “ocultas”, podríamos conocer.

    Hay datos que faltaban y es que luego de Pio XII el elegido y obligado a renunciar fue el Cardenal Siri o Gregorio VII, por eso es que falta uno en la cuenta de los estudios a partir de Letrán. Se puede dar con la información exacta. Y eso permite hacer un mejor análisis de eso puntual. Y suponemos que por eso “intentaron cambiar los hechos verídicos en otro que fue el “gran impostor” de un concilio fallido como el vaticano segundo..Así como ocultaron el verdadero tercer secreto y si bien no sabemos la verdad es facil unir y suponer de que hablaba y el por que se oculto al pueblo cristiano, y al mundo..

    El resto será a cada alma el interpretar correctamente, el Libro de Apocalipsis del Cap. 1 al 22. Saludos y gracias.

  2. 24/04/2015 The Lion of the tribe of Yahudah ! Gracias Padre,

  3. LOS NOMBRES DE DIOS CAPÍTULO 1

    El presbítero Dionisio al copresbítero Timoteo. Propósito de este tratado y cuál sea la tradición de los nombres de Dios

    Ahora, dichoso amigo, después de las Representaciones teológicas, voy a ocuparme, en la medida de mis fuerzas, de explicar los nombres divinos.

    Atengámonos aquí también a la norma observada en los textos sagrados: que cuando presentemos la verdad de la palabra de Dios “no sea con persuasivos discursos de humana sabiduría, sino en la manifestación y poder del Espíritu” dado a los escritores sagrados.

    Poder con que de manera inefable y desconocida lograremos alcanzar unción tan alta que exceda cuanto pudiéramos conseguir con raciocinio e inteligencia propios.

    Por eso, como norma general, nadie se atreverá a hablar de la Deidad supraesencial y secreta en términos o ideas que no hayan sido divinamente revelados en las Sagradas Escrituras.

    Efectivamente, cualquier palabra o concepto resultan inadecuados para expresar lo desconocido de la supraesencia, que está muy por encima de todo ser.

    Necesitamos, para esto, un conocimiento supraesencial.

    Elevemos, pues, nuestra mirada hasta donde alcancemos con ayuda del Rayo luminoso de las palabras de Dios.

    Así dispuestos, acerquémonos con humilde adoración a los más altos resplandores de lo divino.

    Porque si damos crédito a la teología sapientísima y veracísima, cada cual según su disposición llegará a cono¬cer los secretos de Dios en el alma.

    Dios es tan bueno que por salvarnos encierra de modo admirable dentro de nuestras limitaciones su infinita e inmensa bondad.

    Los sentidos no pueden percibir ni intuir lo que es propio del entendimiento.

    Signos y figuras no son lo mismo que las realidades inmateriales a que se refieren; lo corpóreo no aprisiona lo intangible e incorpóreo.

    Del mismo modo, y con toda verdad, aquella infinita supra-esencia trasciende toda esencia; aquella Unidad está más allá de toda inteligencia.

    Ningún razonamiento puede alcanzar aquel Uno inescrutable.

    No hay palabras con que poder expresar aquel Bien inefable, el Uno, fuente de toda unidad, ser supraesencial, mente sobre toda mente, pala¬bra sobre toda palabra.

    Trasciende toda razón, toda intuición, todo nombre.

    El es el Ser y ningún ser es como El.

    Causa de todo cuanto existe. El mismo está fuera de las categorías del ser.

    Sólo El, con su sabiduría y señorío, puede dar a conocer de sí mismo lo que es.

    Como ya queda dicho, nadie se atreva a definir con palabras o conceptos la noción secreta y supraesencial de Dios. Atengámonos sólo a lo que misericordiosamente se nos ha manifestado en las Santas Escrituras.

    En ellas, Dios mismo se ha dignado enseñarnos que nin¬guna criatura puede llegar a conocerle y contemplarle tal como es, ya que El lo trasciende todo supraesencialmente.

    Hallarás, sin embargo, que muchos teólogos hablan de la Deidad como “invisible e incomprensible”. No existe vestigio alguno por donde penetrar en su infinitud secretísima.

    Sin embargo, este bien no se mantiene totalmente incomunicado con las criaturas.

    Por sí mismo hace genero¬samente extensivo a todos aquel firme Rayo supraesencial que le es propio y constante.
    Cada uno lo recibe según su capacidad.

    De esta manera atrae hacia sí las almas santas para contemplarle, dentro de lo posible, para entrar en comunión con El y procurar imitarle.

    Así sucede a cuantos se esfuerzan con la debida rectitud y modestia. Tales almas de nada presumen insolentemente ni pretenden sobrepasar los planes ,de Dios.

    No se dejan llevar de sus propias inclinaciones al mal. Son almas que con firmeza y perseverancia se elevan en pos del Rayo que las ilumina.

    En respuesta de amor a la luz recibida, levantan humildemente su vuelo en santi¬dad.

    Pongámonos en camino hacia donde nos invitan aquellas divinas ordenanzas que regulan todas las jerar¬quías en los cielos. Con moderación y santificadas nuestras mentes, rendimos homenaje al misterio de la Deidad, que trasciende todo nuestro pensamiento y todo ser.

    En humilde silencio adoramos lo inefable. Nos elevamos atraídos por los rayos luminosos de las Santas Escrituras; su esplendor nos impulsa a entonar himnos de alabanza. Contemplamos la luz divina que nos dispone para alabar la Fuente donde mana abundante toda iluminación santa. La Fuente que nos habla de sí misma con palabras de las Santas Escrituras.

    Es en verdad causa, origen, esencia y vida de todas las cosas. Voz que llama a los alejados para que vuel¬van a la vida: renovación de la divina imagen perdida.

    Apoyo para los zarandeados por la impureza. Seguridad de cuantos permanecen firmes.

    Guía de quienes le siguen. Fundamento de perfección para los perfectos.

    Plenitud de la Divinidad para los que se divinizan. Simplicidad de los que se simplifican. Unidad de quienes logran la unión.

    Principio supraesencial de todo principio, prodiga en lo posible bondadosamente sus secretos.

    En resumen, es Vida de los vivientes, esencia de los seres.

    Principio y Causa, por su bondad, de toda vida y esencia.

    Por su misma bondad produce y mantiene en su ser todas las cosas.

    Conocemos todo esto por las Santas Escrituras.

    Y podría decirse que en casi todas ellas verás cómo los autores sagrados forman los nombres divinos según las bondadosas manifestaciones de la Deidad.

    Por eso, en casi toda explanación teológica observamos que se alaba santamente a la Deidad, Mónada o Unidad por la sublime simplicidad e indivisible unidad.

    Su poder unificante atrae sobrenaturalmente nuestra múltiple diver¬sidad a su Unidad. Nos hace unidad semejante a Dios Uno.
    Celebrada también como Trinidad que mani¬fiesta su fecundidad supraesencial en tres Personas.

    De aquí procede toda paternidad en los cielos y en la tierra. Se la llama Causa de todos los seres porque por su bondad emplea su poder creante llamando todas las cosas de la nada al ser’.
    Sabia y Hermosa, porque todo ser conserva inalteradas las cualidades propias de su naturaleza, gra¬cias a la presencia esencial de la armonía divina y sagrada belleza.

    Amor de predilección hacia todo ser humano, por¬que con plena verdad Dios ha compartido su naturaleza con la nuestra es una sola Persona, llamando a sí y uniendo a ella la pequeñez humana.

    Admirablemente Jesucristo asumió naturaleza humana sin dejar de ser Dios; el que es eterno se enmarcó en el tiempo; Aquel que es esencialmente trascendente a todo el orden natural, sin perder nada de lo que es como Dios, se encerró dentro de la naturaleza humana.

    También nosotros estamos sumergidos en estos y otros semejantes resplandores deíficos, que en armonía con las Escrituras nos transmitieron con maravillosa interpreta¬ción nuestros preceptores.

    Pero como nosotros entendemos a través de los sentidos, según nuestra capacidad, el amor que Dios nos tiene envuelve lo inteligible en lo sensible.

    Reviste con velos sagrados la divina palabra y las tradiciones jerárquicas. Asimismo está lo supraesencial ceñido a la sustancia de las cosas. Las formas y figuras rodean lo invisible; multiplican y materializan variedades de signos divididos lo que es sobrenatural simplicidad.

    Pero cuando nos transformemos en incorruptibles e inmortales,

    después de alcanzar el estado de perfecta bienaventuranza con los

    que ya están configurados con Cristo, entonces,

    como está escrito, “estaremos siempre con el Señor”.

    Nos saciaremos con la pura contemplación visible del mismo Dios, envueltos en su glorioso resplandor, como se manifestó a los discípulos en la sacra¬tísima transfiguración. Libre ya la mente de pasiones y de materialidad, nos hará Dios partícipes de sus fulgurantes rayos de luz intelectual, sin que podamos comprender cómo. Luz que nos une con El y nos hace felices.

    De modo maravilloso, nuestras mentes estarán como aquellas inteli¬gencias celestes según dice la Escritura:

    “Son semejantes a los ángeles e hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección”.

    Mas al presente nos valemos de símbolos para enten¬der, en cuanto nos es dado, las realidades divinas.

    Mediante ellos, según nuestra capacidad, nos elevamos a la verdad una y desnuda. Entonces abandonaremos las imágenes que teníamos de lo divino.

    Despojados del entender que nos es propio, avanzamos en cuanto podemos hacia aquel Rayo supra-esencial.

    Nadie lo puede imaginar ni hay palabras con que dar a entender lo que ello es, pues nada de cuanto existe se le puede comparar.

    Sin embargo, aquel Rayo contiene en sí, de modo global y en supraesencia, todas las cosas aun antes de que existan y todo natural conocimiento y energía.

    Su poder inaccesible a cualquier otra criatura le hace superior a toda inteligencia celestial. Todo conoci¬miento, en realidad, tiene un ser como objeto.

    Aquello que es superior a todo objeto trasciende también todo cono¬cimiento.

    ¿Cómo, pues, podemos hablar de los nombres de Dios?

    ¿Cómo puede ser esto si el Trascendente sobrepasa todo discurso y todo conocimiento, si su morada no está al alcance de ningún ser ni entendimiento, si El comprende, encierra, es antes y después que todas las cosas, mientras que escapa a toda percepción, imaginación, opinión, nom¬bre, discurso, aprehensión o entender?

    ¿Cómo nos atreveremos a intentarlo si la Deidad está más allá de todo ser, es inefable, ningún nombre la puede definir?

    Queda dicho en mis Representaciones teológicas que no podemos alcanzar con el pensamiento ni con palabras al Uno, Incognoscible, Supraesencial, la misma Bondad, la trina Unidad, tres Personas igualmente divinas y buenas.

    Ni tampoco podemos conocer ni explicar (llámense inmi¬siones o suscepciones) de qué manera los santos ángeles se comuniquen con aquella Bondad supraesencial.
    Tales cosas no están al alcance de ningún entendimiento ni aun siquiera de los mismos ángeles, excepto algunos de entre ellos que de modo misterioso lo han merecido.

    Cuando algunas inteligencias, a imitación de los ángeles, en cuanto es posible, han llegado a deificarse de ese modo, alaban a Dios de la manera más perfecta, prescindiendo de todo discurso y olvidándose de las cosas. Real y sobrenaturalmente iluminadas por tan santa unión con la Luz, estas almas descubren que, siendo Dios causa de todo ser, El no es nada de esto, pues de todo ser está supraesencialmente separado.

    Por consiguiente, teniendo en cuenta que Dios es supraesencial a todo ser y bondad, nadie que ame la Verdad que está por encima de toda verdad le tributará homenaje como palabra, o inteligencia, o vida o ser.

    No. Está muy lejos de cualquier manera de ser, de todo movi¬miento, vida, imaginación, opinión, nombre, palabra, pen¬samiento, inteligencia, sustancia, estado, principio, unión, fin, inmensidad. De todo cuanto existe.

    Sin embargo, el hecho de ser la misma Bondad univer¬sal es causa de todo ser, y para alabar a esta bondadosa Providencia necesitamos verla en todos sus efectos.

    Es el centro de toda la creación y dirige a su fin todas las cosas.

    “El es antes que todo y todo subsiste en El”

    Su presencia en el mundo es causa de que todo exista.

    Todas las cosas la desean: las espirituales y racionales, por vía de entendi¬miento; las inferiores a éstas, por la sensación; todo lo demás, o bien por vía de movimiento vital, sustancial, o según convenga a su propio ser”’.

    Conscientes de esto, los teólogos alaban al Sin Nombre o le invocan con todo nombre. El Sin Nombre, porque el mismo Dios en una de sus místicas visiones donde se apareció simbólicamente reprendió a aquel que le había preguntado “¿Cuál es tu nombre?” Y para impedirle limitar su conocimiento a un mero nombre le respondió: “¿Por qué me preguntas el nombre viendo que es admira¬ble?””

    ¿No es realmente admirable este “Nombre que está sobre todo nombre”?

    Por eso es el Sin Nombre. Está cier¬tamente constituido “por encima de todo cuanto tiene nombre, en este siglo y en el venidero”.

    Por otra parte, se emplean muchos nombres refiriéndose a Dios, diciendo:

    “Yo soy el que soy”, “vida” “luz”, “Dios”, “Verdad”.

    Asimismo los escritores sagrados cuando alaban la Causa de todas las cosas invocan a Dios en relación con sus efectos como Bondad” Hermosura, Sabio”, Amado, Dios de dioses, Señor de los señores”, Santo de los santos”, Eterno”, el que Es” Autor de los siglos, Dispensador de la vida”, Sabiduría Inteligencia”, Verbo”, Conocedor”, Poseedor en grado supremo de todos los tesoros de la ciencia”, Poder, Rey de reyes, Anciano de los días”, Juventud eterna e inmuta¬ble”, Salvación”, Justicia”, Santificación, Redención”, el Superior a todo y manifiesto como suave brisa”.

    Dicen también que El está en nuestras mentes, almas, cuerpos, en el Cielo y en la tierra”.

    Permanece siempre idéntico a sí mismo”, a la vez que está dentro, sobre y alre¬dedor del universo”, por encima de los cielos”, Sobresencia, Sol, Estrella”, Fuego”, Agua, Viento, Nube, Piedra angular, Roca”, El es todo y no es ninguna cosa.

    Así, pues, a aquel que es causa de todas las cosas y o trasciende todo le cuadra a la vez el Sin Nombre y los nombres de todas las cosas.

    Es verdaderamente Rey del universo: todas las cosas dependen de El, que es su causa, principio y fin. El es, como dice la Escritura,

    “todo en todas as cosas”, y ciertamente merece alabanza como creador y Fundamento de todas las cosas, su perfeccionador, conserfador, guardián y morada.

    Encamina todo hacia sí nismo con un solo acto, irreprensible, excelente.

    Esta Bondad Sin Nombre es no sólo causa que todo lo coordina, vitaliza y perfecciona, de manera que por esto u ntras medidas prudenciales merece llamarse así. Hay más, esta Bondad Sin Nombre contiene en sí de manera simple indefinida todas las cosas antes de que existan.

    Así es por nfinita bondad de su Providencia, perfecta y única causa universal.

    Por lo cual, merece alabanza y los nombres de toda la creación.

    Por lo demás, los teólogos no se limitan a los nombres de Dios, derivados de actos generales o particulares de la Providencia.

    Algunos, además, provienen de las visiones sobrenaturales que iluminan a los iniciados y a los profetas en los templos y en otras partes.

    Por eso dan nombres a la Bondad divina según su múl¬tiple fuerza y causalidad, pues sobrepasa todo nombre y esplendor. Le atribuyen formas y figuras de toda clase: humanas”, ígneas y de zafiro”. Alaban también sus ojos, oídos”, cabellos”, rostro, manos”, espaldas”, alas”, brazos, dorso”, pies”.

    Le han atribuido también coro¬nas”, tronos”, cálices, copas de libación” y cosas seme¬jantes que describiré lo mejor que pueda en la Teología simbólica”.

    De momento, pasemos a explicar el significado de los nombres de Dios, valiéndonos para ello de cuanto nos dicen las Sagradas Escrituras y guiándonos por lo que ya queda dicho.

    Como está dispuesto por ley jerárquica para el estudio de toda teología, fijémonos con mirada mística en estas contemplaciones deiformes, hablando con propie¬dad, y santifiquemos nuestros oídos para escuchar las explicaciones’ de los santos nombres de Dios.

    Conforme a la sagrada tradición, dejemos las cosas santas sólo para los santos” y evitemos que sean objeto de irrisión y burla para los profanos. Antes bien, ahorremos a estos hombres, si los hay, cualquier hostilidad sacrílega.

    Ten bien en cuenta esto, excelente Timoteo, y procede conforme a la enseñanza sagrada. Ni de palabra ni de modo alguno des las cosas santas a los profanos.

    Por cuanto a mí toca, concédame Dios celebrar dignamente los muchos y diferentes nombres por los que se manifiesta su divina Bondad, aunque ningún nombre sea digno de la Deidad.
    “No aparte El de mis labios la palabra verdadera”.
    San Dionisio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: