¿quien lee el ADN para convertir una semilla en un arbol, o un embrión en un ser humano?

Querido Damio, no dudo de que Dios creara el agua, solo digo que el agua estaba con Dios, porque el agua está en Dios, y es el elemento más mágico de la tierra, el que “permite la vida”, el que lee el ADN, sino, ¿quien lee el ADN para convertir una semilla en un arbol, o un embrión en un ser humano?. El agua, concretamente cada molécula de agua conectada al ordenador central, que es Dios. Cada molécula de agua es como un wifi, está en permanente contacto con la nube, y justo esto es lo que permite la vida. Siempre es el agua quien realiza el trabajo de lectura y ejecución del plan del ADN.

El agua es eterna, antes de la creación del cielo y la luz y la tierra y los mares y los rios, el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas, y no dudo que fuera creada por Dios, pero siempre ha estado con Dios, porque por encima de los cielos, sigue habiendo agua, y en abundancia. Otra cosa son los mares, y los rios y las fuentes. Pero el agua es eterna, nada puede destruirla, y como está en Dios, no puede ser destruida.El agua es substancial a Dios

Fíjate que de entre las aguas Dios crea el cielo.

1:6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. 
1:7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.
1:8 Y llamó Dios a la expansión Cielos.

 

Génesis

Capítulo 1

Jesús

1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
1:3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
1:4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.
1:5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.
1:6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. 
1:7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.
1:8 Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.
1:9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.
1:10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. 

José

28-02-2015

Anuncios