Los cuatro Evangelios en Uno. parte 16ª

Los cuatro Evangelios en Uno.  (sin añadir ni una palabra que no salga en los Evangelios).

 

Jesus Damio 2

 

 Jesús da vista a un ciego de nacimiento
Y pasando Jesús, vio un hombre ciego desde su
nacimiento y preguntáronle sus discípulos
diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para
que naciese ciego? Respondió Jesús: Ni este pecó ni
sus padres, sino para que las obras de su principio
divino se manifiesten en él. Conviéneme obrar las
obras del que me envió entretanto que el día
dura; la noche viene, cuando nadie puede obrar.
Entretanto que estuviere en el mundo, luz soy del
mundo. Esto dicho, escupió en tierra e hizo lodo
con la saliva y untó con el lodo sobre los ojos del
ciego y díjole: Ve, lávate en el estanque de Siloé
(que significa Enviado), y fue entonces y lavóse y
volvió viendo. Entonces, los vecinos y los que antes
le habían visto que era ciego decían: ¿No es éste el
que se sentaba y mendigaba? Unos decían: Éste es; y
otros: A él se parece. Y él decía: YO soy.

Y dijéronle: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?
Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama
Jesús hizo lodo y me untó los ojos y me dijo: Ve al
Siloé y lávate y fui y me lavé y recibí la vista.95
Entonces le dijeron: ¿Dónde está aquél? Él dijo: No
sé. Llevaron a los fariseos al que antes había sido
ciego, y era sábado cuando Jesús había hecho el
lodo y le había abierto los ojos, y volviéronle a
preguntar también los fariseos de qué manera
había recibido la vista y él les dijo: Púsome lodo
sobre los ojos y me lavé y veo. Entonces unos de los
fariseos decían: Este hombre no es de Dios, que no
guarda el Sábado. Otros decían: ¿Cómo puede un
hombre pecador hacer estas señales? Y había
disensión entre ellos. Vuelven a decir al ciego:
¿Tú, qué dices de él, que te abrió los ojos? Y él dijo:
Que es profeta. Mas los judíos no creían de él que
había sido ciego y hubiese recibido la vista, hasta
que llamaron a los padres del que había recibido
la vista y preguntáronles, diciendo: ¿Es este
vuestro hijo, el que vosotros decís que nació
ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora? Respondiéronles sus
padres y dijeron: Sabemos que este es nuestro hijo y
que nació ciego, mas cómo vea ahora no sabemos,
o quien le haya abierto los ojos nosotros no lo
sabemos; él tiene edad, preguntadle a él; él
hablará de sí. Esto dijeron sus padres porque
tenían miedo de los judíos, porque ya los judíos
habían resuelto que si alguno confesase ser él el
Mesías fuese fuera de la sinagoga. Por eso dijeron
sus padres: Edad tiene, preguntadle a él. Así que
volvieron a llamar al hombre que había sido
ciego y dijéronle: Da gloria a dios, nosotros
sabemos que este hombre es pecador. Entonces él
respondió y dijo: Si es pecador no lo sé; una cosa sé,
que habiendo yo sido ciego ahora veo. Y
volviéronle a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió
los ojos? Respondióles: Ya os lo he dicho y no habéis
atendido ¿porqué lo queréis otra vez oír?
¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos?
Y le ultrajaron y dijeron: Tú seas su discípulo,
que nosotros discípulos de Moisés somos. Nosotros
sabemos que a Moisés habló Dios, mas este no
sabemos de donde es. Respondió aquel hombre y
díjoles: Por cierto, maravillosa cosa es esta, que
vosotros no sabéis de donde sea y a mí me abrió los
ojos. Y sabemos que Dios no oye a los pecadores96
mas si alguno es temeroso de Dios y hace su
voluntad a éste oye. Desde el siglo no fue oído que
abriese alguno los ojos de uno que nació ciego. Si
este no fuera venido de Dios no pudiera hacer
nada. Respondieron y dijéronle: En pecados eres
nacido todo, ¿y tú enseñas? Y echáronle fuera.
Oyó Jesús que le habían echado fuera y,
hallándole, díjole: ¿Crees tú en el Hijo de Dios?
Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea
en él? Y díjole Jesús: Y le has visto y el que habla
contigo, él es. Y él dice: Creo, Señor. Y adoróle. Y
dijo Jesús: Yo, para juicio he venido a este mundo,
para que los que no ven, vean, y los que ven sean
cegados. Y algunos de los fariseos que estaban
con él oyeron esto y dijéronle: ¿Somos nosotros
también ciegos? Díjoles Jesús: Si fuerais ciegos no
tuvierais pecado, mas ahora porque decís: Vemos,
por tanto vuestro pecado permanece. (San Juan 9, 1-41)

Jesús es el guía de la humanidad
De cierto, de cierto os digo que el que no
entra por la puerta en el corral de las ovejas
mas sube por otra parte, el tal es ladrón y
robador, mas el que entra por la puerta, el
pastor de las ovejas es. A este abre el portero y las
ovejas oyen su voz y a sus ovejas llama por
nombre y las saca, y habiendo sacado fuera
todas las propias, va delante de ellas y las ovejas
le siguen porque conocen su voz. Mas al extraño
no seguirán, antes huirán de él, porque no
conocen la voz de los extraños. Esta parábola les
dijo Jesús, mas ellos no entendieron qué era lo que
les decía. Volvióles, pues, Jesús a decir: De cierto,
de cierto os digo que yo soy la puerta de las
ovejas. Todos los que antes de mí vinieron,
ladrones son y robadores, mas no los oyeron las
ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare
será salvo y entrará y saldrá y hallará pastos.
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y
destruir las ovejas, yo he venido para que tengan
vida y para que la tengan en abundancia. Yo soy97
el buen pastor; el buen pastor su vida da por sus
ovejas, mas el asalariado y que no es el pastor, de
quien no son propias las ovejas, ve al lobo que
viene y deja las ovejas y huye y el lobo las
arrebata y esparce las ovejas. Así que el
asalariado huye porque es asalariado y no tiene
cuidado de las ovejas. Yo soy el buen pastor y
conozco mis ovejas y las mías me conocen, como el
Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre, y
pongo mi vida por las ovejas. También tengo otras
ovejas que no son de este redil; aquellas también
me conviene traer, y oirán mi voz y habrá un
rebaño y un pastor. Por eso me ama el padre,
porque yo pongo mi vida para volverla a tomar.
Nadie me la quita, mas yo la pongo de mí mismo,
porque tengo poder para ponerla y tengo poder
para volverla a tomar. Este mandamiento recibí
de mi Padre. Y volvió a haber disensión entre los
judíos por estas palabras y muchos de ellos
decían: Demonio tiene y está fuera de sí, ¿para qué
le oís? Decían otros: Estas palabras no son de
endemoniado, ¿puede el demonio abrir los ojos de
los ciegos? (San Juan 10, 1-21)

Jesús se muestra como Hijo de Dios y uno con el Padre
Y se hacía la fiesta de la Dedicación en
Jerusalén y era invierno y Jesús andaba en el
templo por el portal de Salomón y rodeáronle
los judíos y dijéronle: ¿Hasta cuándo nos has de
turbar el alma? Si tú eres el Cristo dínoslo
abiertamente. Respondióles Jesús: Os lo he dicho y
no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi
Padre, ellas dan testimonio de mí, mas vosotros
no creéis porque no sois de mis ovejas, como os he
dicho. Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco y
me siguen y yo les doy vida eterna y no perecerán
para siempre ni nadie las arrebatará de mi
mano. Mi Padre, que me las dio, mayor que todos
es, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi
Padre. Yo y el Padre una cosa somos. Entonces98
volvieron a tomar piedras los judíos para
apedrearle. Respondióles Jesús: Muchas buenas
obras os he mostrado de mi Padre, ¿por cuál
obra de esas me apedreáis? Respondiéronle los
judíos diciendo: Por buena obra no te apedreamos,
sino por la blasfemia, y porque tú, siendo hombre,
te haces Dios. Respondióles Jesús: ¿No está escrito en
vuestra Ley: Yo dije: Dioses sois? Si dijo dioses a
aquellos a los cuales fue hecha palabra de Dios y
la escritura no puede ser quebrantada, ¿a mí, a
quien el Padre santificó y envió al mundo,
vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de
Dios soy? Si no hago obras de mi Padre no me
creáis, mas si las hago aunque a mí no creáis
creed a las obras para que conozcáis y creáis
que el Padre está en mí y yo en el Padre. Y
procuraban otra vez prenderle, mas él se salió
de sus manos y volvióse tras el Jordán, a aquel
lugar donde primero había estado bautizando
Juan, y estúvose allí. Y muchos venían a él y
decían: Juan a la verdad ninguna señal hizo,
mas todo lo que Juan dijo de este era verdad. Y
muchos creyeron allí en él. (San Juan 10, 22-39)

Pedro, personificación de la Iglesia de Cristo
Y viniendo Jesús (San Mateo 16, 13) y sus discípulos por
las aldeas de Cesarea de Filipo (San Marcos 8, 27)
aconteció que, (San Lucas 9, 18) en el camino, (San Marcos 8, 27)
estando él solo orando, estaban con él los
discípulos y les preguntó, diciendo: (San Lucas 9, 18)
¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
hombre? Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista, y
otros Elías, y otros Jeremías o alguno de los (San
Mateo 16, 13-14) antiguos (San Lucas 9, 19) profetas (San Mateo 16, 13-14)
resucitado. Y les dijo: ¿Y vosotros, quién decís que
soy? Entonces, respondiendo Simón Pedro, dijo: (San
Lucas 9, 19-20) Tú eres (San Mateo 16, 16) El Cristo de Dios (San Lucas 9,
20), el Hijo del Dios viviente. Entonces, respondiendo
Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de
Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre
sino mi Padre que está en los cielos, mas yo99
también te digo que tú eres Pedro y sobre esta
piedra edificaré mi iglesia y las puertas del
infierno no prevalecerán contra ella, y a ti te
daré las llaves del reino de los cielos y todo lo
que ligares en la tierra será ligado en los cielos
y todo lo que desatares en la tierra será
desatado en los cielos. Entonces mandó a sus
discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el
Cristo (San Mateo 16, 16-20)

Pedro, duramente reprendido por Jesús
Desde aquel tiempo comenzó Jesús a declarar
a sus discípulos que le convenía ir a Jerusalén y
(San Mateo 16, 21) que convenía que el Hijo del Hombre
padeciese (San Marcos 8, 31) muchas cosas (San Lucas 9, 22) y ser
reprobado de los ancianos y de los príncipes de los
sacerdotes y de los escribas y ser muerto y
resucitar después de tres días, y claramente decía
este mensaje. (San Marcos 8, 31-32) Y Pedro, tomándole
aparte, comenzó a reprenderle, diciendo: Señor,
ten compasión de ti, en ninguna manera esto te
acontezca. (San Mateo 16, 22) Y él, volviéndose a sus
discípulos, riñó a Pedro diciendo: (San Marcos 8, 33)
Quítate de delante de mí, Satanás: me eres
escándalo, (San Mateo 16, 23) porque no sabes las cosas
que son de Dios sino las que son de los hombres. (San
Marcos 8, 33)

Renuncia del mundo para ganar el alma
Y llamando a la gente con sus discípulos, les
dijo: (San Marcos 8, 34) Si alguno quiere venir en pos de
mí, niéguese a sí mismo y tome su cruz cada día y
sígame, porque cualquiera que quisiere salvar
su vida la perderá, y cualquiera que perdiere su
vida por causa de mí (San Lucas 9, 23-24) y del Evangelio,
la salvará. (San Marcos 8, 35) Porque, ¿qué aprovecha
al hombre, si consiguiese todo el mundo y (San Lucas 9,
25) perdiere su alma (San Mateo 16, 26) o corra peligro de
sí? (San Lucas 9, 25) O, ¿qué recompensa dará el hombre100
por su alma? (San Mateo 16, 26) Porque el que se
avergonzare de mí y de mis palabras en esta
generación adulterina y pecadora, (San Marcos 8, 38) de
este tal el Hijo del Hombre se avergonzará
cuando viniere en su gloria y la del Padre y de
los santos ángeles. (San Lucas 9, 26) Porque el Hijo del
hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus
ángeles y entonces pagará a cada uno conforme
a sus obras. De cierto os digo que hay algunos de
los que están aquí que no gustarán la muerte
hasta que hayan visto el Hijo del hombre viniendo
en su reino (San Mateo 16, 27-28) : El reino de Dios que viene
con potencia (San Marcos 9, 1)

Transfiguración de Jesús
Seis días (San Mateo 17, 1) después de estas palabras (San
Lucas 9, 28) Jesús toma a Pedro y a Jacobo y a Juan, su
hermano, (San Mateo 17, 1) y los sacó aparte solos a un
monte alto (San Marcos 9, 2) y subió al monte a orar, y
entretanto que oraba, (San Lucas 9, 28-29) se transfiguró
delante de ellos y resplandeció su rostro como el
sol y sus vestidos (San Mateo 17, 2) se volvieron
resplandecientes, (San Marcos 9, 3) blancos como la luz
(San Mateo 17, 2), muy blancos, como la nieve, tanto que
ningún lavador en la tierra los puede hacer
tan blancos. (San Marcos 9, 3) Y he aquí dos varones que
hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías,
que aparecieron en majestad y hablaban de su
salida, la cual había de cumplir en Jerusalén, y
Pedro y los que estaban con él estaban cargados
de sueño y cuando despertaron vieron su
majestad y a aquellos dos varones que estaban
con él, y aconteció que apartándose ellos de él,
Pedro dice a Jesús: (San Lucas 9, 30-33) Señor, bien es que nos
quedemos aquí. Si quieres, hagamos aquí tres
pabellones, para ti uno y para Moisés otro y otro
para Elías (San Mateo 17, 4), no sabiendo lo que se decía
(San Lucas 9, 33), que estaban espantados. (San Marcos 9, 6)
Estando aún él hablando, (San Mateo 17, 5) vino una
nube (San Marcos 9, 7) de luz que los cubrió y (San Mateo 17, 5)
les hizo sombra (San Marcos 9, 7) y tuvieron temor101
entrando ellos en la nube y vino una voz de la
nube que decía: Este es mi hijo amado, (San Lucas 9, 34-35)
en el cual me contemplo, a él oíd. Y oyendo esto,
los discípulos cayeron sobre sus rostros y
temieron en gran manera. (San Mateo 17, 5-6) Y pasada
aquella voz, Jesús fue hallado solo. (San Lucas 9, 36)
Entonces Jesús, llegando, les tocó y dijo: Levantaos
y no temáis. Y alzando ellos sus ojos, a nadie
vieron sino a solo Jesús, y cuando descendieron
del monte, les mandó Jesús, diciendo: No digáis a
nadie la visión hasta que el Hijo del hombre
resucite de los muertos. (San Mateo 17, 7-9) Y ellos
retuvieron la palabra en sí discutiendo qué sería
aquello: Resucitar de los muertos. (San Marcos 9, 10)

Juan Bautista fue Elías
Y le preguntaron, diciendo: (San Marcos 9, 11) ¿Por
qué dicen, pues, los escribas que es menester que
Elías venga primero? Y respondiendo Jesús, les
dijo: A la verdad, Elías vendrá primero y
restituirá todas las cosas (San Mateo 17, 10-11), y como está
escrito del Hijo del Hombre, conviene que padezca
mucho y sea tenido en nada. (San Marcos 9, 12) Mas os
digo que ya vino Elías y no le conocieron, antes
hicieron en él todo lo que quisieron, (San Mateo 17, 12)
como está escrito de él. (San Marcos 9, 13) Así también el
Hijo del hombre padecerá de ellos. Los discípulos
entonces entendieron que les habló de Juan
Bautista. (San Mateo 17, 12-13)

Jesús cura a un niño poseído
Y aconteció el día siguiente que, apartándose
ellos del monte, (San Lucas 9, 37) y cuando vino a los
discípulos, vio grande compañía alrededor de
ellos y escribas que disputaban con ellos, y luego
toda la gente, viéndole, se sobresaltó y, corriendo
a él, le saludaron, y preguntóles: ¿Qué disputáis
con ellos? (San Marcos 9, 14-16) Vino a él un hombre (San
Mateo 17, 14) de la compañía (San Marcos 9, 17) hincándosele102
de rodillas y (San Mateo 17, 14-15) clamó, diciendo:
Maestro, ruégote que veas a mi hijo, que es el
único que tengo (San Lucas 9, 38), que tiene un espíritu
mudo, el cual, donde quiera que le toma le
sacude (San Marcos 9, 17-18) y de repente da voces (San Lucas 9, 39)
y echa espumarajos y cruje los dientes y se va
secando (San Marcos 9, 18), y apenas se aparta de él,
quebrantándole. Y rogué a tus discípulos que le
echasen fuera y no pudieron. Y respondiendo
Jesús, dice: ¡Oh, generación infiel y perversa!
¿Hasta cuándo tengo que estar con vosotros y os
sufriré? Trae tu hijo acá. (San Lucas 9, 39-41) Y se le
trajeron, y así que le vio, luego el espíritu lo
desgarraba y cayendo en tierra se revolcaba,
echando espumarajos. Y Jesús preguntó a su
padre: ¿cuánto tiempo ha que le aconteció esto? Y
él dijo: Desde niño, y muchas veces le echa en el
fuego y en aguas para matarle, mas si puedes
algo, ayúdanos, teniendo misericordia de
nosotros. Y Jesús le dijo: Si puedes creer, al que
cree todo es posible. Y luego el padre del
muchacho dijo clamando: Creo, ayuda mi
incredulidad. Y como Jesús vio que la multitud se
agolpaba, reprendió al espíritu inmundo
diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando,
sal de él y no entres más en él. Entonces, el
espíritu, clamando y desgarrándole mucho,
salió y él quedó como muerto, de modo que
muchos decían: Está muerto. Mas Jesús,
tomándole de la mano, enderezólo y se levantó
(San Marcos 9, 20-27) y el mozo fue sano desde aquella
hora. (San Mateo 17, 18) Y todos estaban atónitos de la
grandeza de Dios. (San Lucas 9, 43)
Y así que él entró en casa, sus discípulos le
preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no
pudimos echarle fuera? (San Marcos 9, 28) Y Jesús les
dijo: Por vuestra incredulidad, porque de cierto
os digo que si tuviérais fe como un grano de
mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá
y se pasará, y nada os será imposible. Mas este
linaje de demonios no sale sino por oración y
ayuno. (San Mateo 17, 20-21)

 

http://todoebook.com/EL-LIBRO-BLANCO-DE-JESUS-JESUS-ARGELINA-DIAZ-ESTRELLA-S_PEDRO-LibroEbook-ES-SPB0009729.html

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://elsecretodelasestrellas.wordpress.com/2014/09/20/los-cuatro-evangelios-en-uno-parte-16a/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. ^ I AM THE LIVING ALAHYM^ John 10: 7; 9; 11; 14;16; 30 ^ They also will hear My voice, and the entire fold shall be one, and One Shepherd^ “I and my Father, We are One”

  2. ^ I AM THE LIVING ALAHYM^ ^ Memoria ^ Jeremíah11:19^ John 10

  3. ^Advertencia ^

    Por eso os dije: que moriréis en vuestros pecados; porque si no creyereis que ^^ YO SOY ^^ , en vuestros pecados moriréis.
    Juan 8:24

    I said therefore unto you, that ye shall die in your sins: for except ye believe that ^^ I am he^^ , ye shall die in your sins.
    John 8:24

    ^^ Yahusha HaMashyach ^^

  4. Ego sum radix et genus David, Stella Splendida et Matutina. Aquam Vitae GRATIS. Apocalypsis 22:16.

  5. En el encuentro, el Papa abordó con sus interlocutores el auge del extremismo religioso. El presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, destacó que su organización está de acuerdo con el Papa… Amos 3:3.

    http://www.clarin.com/mundo/Papa-Francisco-advierte-toca-turno-cristianos-sufrir-encuentro-Congreso-Judio-Mundial_0_1214278935.html

  6. Fernández de Kirchner revela que recibe amenazas del Estado Islámico. 20 sep 2014

    http://actualidad.rt.com/actualidad/view/140876-cristina-fernandez-kirchner-amenazas-estado-islamico

    JUAN 8:44

  7. Reunión de Bergoglio (Francisco) y Cristina Kirchner: En busca del Nuevo Orden Mundial del anticristo –

    La Presidenta y el Papa “están trabajando conjuntamente en lo que se empieza a vislumbrar como un nuevo orden económico internacional”

    Notas relacionadas:

    1- Nuevo Orden Mundial (Notas)

    2- Los otros gestos de Bergoglio, los que no se ven

    3- Nuevo orden mundial: Ecumenismo religioso.

    – See more at: http://apocalipsislosultimostiempos.blogspot.com.ar/2014/09/reunion-de-bergoglio-francisco-y.html#sthash.EEhknqsg.yfpdwWgv.dpuf

    Apocalipsis 17:13

  8. “Babylon Is Fallen” Apocalipsis 14. 19:2. 18:3,10,18,21

    BENDICIONES


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: