Los cuatro Evangelios en Uno. parte 13ª

La Vida de Jesús contada por sus discípulos.

Los cuatro Evangelios en Uno.  (sin añadir ni una palabra que no salga en los Evangelios).

 

Jesus Damio 2

 

 

Los hombres y las mujeres que siguen a Jesús
Él caminaba por todas las ciudades y aldeas
predicando y anunciando el Evangelio del reino
de Dios, y los doce con él, y algunas mujeres que
habían sido curadas de malos espíritus y de
enfermedades: María, que se llamaba
Magdalena, de la cual habían salido siete
demonios; y Juana, mujer de Chuza, procurador
de Herodes; y Susana, y otras muchas, que le
servían de sus haciendas. (San Lucas 8, 1-3)


Cristo envía a los apóstoles en misión y los exhorta
Y llamó a los doce y comenzó a enviarlos de
dos en dos (San Marcos 6, 7) a que predicasen el reino de
Dios y que sanasen los enfermos (San Lucas 9, 2) y les dio
potestad sobre los espíritus inmundos (San Marcos 6, 7) y
que sanasen enfermedades (San Lucas 9, 1), a los cuales
dio mandamiento diciendo: Por el camino de los
gentiles no iréis y en ciudad de samaritanos no
entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la
casa de Israel y, yendo, predicad diciendo: El
reino de los cielos se ha acercado. Sanad
enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos,
echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad
de gracia. No dispongáis oro, ni plata, ni cobre
en vuestras bolsas, ni alforja para el camino, ni
dos ropas de vestir, ni zapatos ni cayado, porque
el obrero, digno es de su alimento; mas en
cualquier ciudad o aldea donde entrareis,
investigad quien sea en ella digno y reposad allí
hasta que salgáis; y entrando en la casa,
saludadla, y si la casa fuere digna, vuestra paz
vendrá sobre ella, mas si no fuere digna, vuestra
paz se volverá a vosotros, y cualquiera que no os
recibiere ni oyere vuestras palabras, salid de
aquella casa o ciudad y sacudid el polvo de
vuestros pies. De cierto os digo que se será más
tolerable a la tierra de los de Sodoma y de los de74
Gomorra en el día del juicio que a aquella
ciudad.
He aquí que yo os envío como a ovejas en
medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes
y sencillos como palomas y guardaos de los
hombres, porque os entregarán en concilios y en
sus sinagogas os azotarán y aún a príncipes y a
reyes seréis llevados por causa de mí por
testimonio a ellos y a los gentiles, mas cuando os
entregaren no os apuréis por cómo o qué
hablaréis, porque en aquella hora os será dado
qué habéis de hablar, porque no sois vosotros los
que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que
habla en vosotros, y el hermano entregará al
hermano a la muerte y el padre al hijo y los hijos
se levantarán contra los padres y los harán
morir, y seréis aborrecidos de todos por mi
nombre, mas el que soportare hasta el fin, éste
será salvo. Mas cuando os persiguieren en esta
ciudad, huid a la otra, porque de cierto os digo
que no acabaréis de andar todas las ciudades de
Israel que no venga el Hijo del hombre.
El discípulo no es más que el Maestro, ni el
siervo más que su Señor; bástale al discípulo ser
como su Maestro y al siervo como su Señor. Si al
mismo Padre de la familia llamaron Beelzebub,
¿cuánto más a los de su casa? Así que no los
temáis, porque nada hay encubierto que no haya
de ser manifestado, ni oculto que no haya de
saberse. Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la
luz y lo que oís al oído predicadlo desde los
terrados y no temáis a los que matan al cuerpo
mas al alma no pueden matar, temed antes a
aquél que puede destruir el alma y el cuerpo en
el infierno. ¿No se venden dos pajarillos por un
cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin
vuestro Padre. Pues aún vuestros cabellos están
todos contados. Así que no temáis: más valéis
vosotros que muchos pajarillos. Cualquiera,
pues, que me confesare delante de los hombres, le
confesaré yo también delante de mi Padre, que
está en los cielos, y cualquiera que me negare
delante de los hombres le negaré yo también75
delante de mi Padre que está en los cielos. (San Mateo
10, 16-33)
Amarga espera de Cristo, que trae el fuego
del espíritu a la tierra, por su prueba
Fuego vine a meter en la tierra, ¿y qué
quiero si ya está encendido? Empero de bautismo
me es necesario ser bautizado y, ¡cómo me
angustio hasta que sea cumplido! (San Lucas 12, 49-50)
De la libertad, vendrá por fuerza la disensión
Pensáis que he venido a la Tierra a dar paz?
No, os digo, sino disensión. (San Lucas 12, 51) No penséis que
he venido para meter paz en la Tierra; no he
venido para meter paz, sino espada, porque he
venido para hacer disensión del hombre contra
su padre y de la hija contra su madre y de la
nuera contra su suegra; y los enemigos del
hombre, los de su casa. (San Mateo 10, 34-36) Porque
estarán de aquí adelante cinco en una casa
divididos, tres contra dos y dos contra tres. El
padre estará dividido contra el hijo y el hijo
contra el padre, la madre contra la hija y la
hija contra la madre, la suegra contra su
nueva y la nuera contra su suegra. (San Lucas 12, 51-53)
Desapego absoluto para seguir a Jesús
El que ama padre o madre más que a mí no es
digno de mí, y el que ama hijo o hija más que a mí
no es digno de mí, y el que no toma su cruz y sigue
en pos de mí no es digno de mí. El que hallare su
vida la perderá, y el que perdiere su vida por
causa de mí, la hallará. (San Mateo 10, 37-39)76
Recompensa de quienes hacen el bien
El que os recibe a vosotros a mí me recibe y el
que a mí recibe, recibe al que me envió. El que
recibe profeta, en nombre de profeta, merced de
profeta recibirá, y el que recibe justo, en nombre
de justo, merced de justo recibirá, y cualquiera
que diere a uno de estos pequeñitos un vaso de
agua fría solamente, en nombre de discípulo, de
cierto os digo que no perderá su recompensa. (San
Mateo 10, 40-42)

La misión de los apóstoles
Y fue que, acabando Jesús de dar
mandamientos a sus doce discípulos, (San Mateo 11, 1)
saliendo ellos, rodeaban por todas las aldeas,
anunciando el Evangelio y sanando por todas
partes. (San Lucas 9, 6) Predicaban que los hombres se
arrepintiesen y echaban fuera muchos demonios
y ungían con aceite a muchos enfermos y
sanaban. (San Marcos 6, 12-13)

Herodes, inquieto por Jesús
En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la
fama de Jesús y (San Mateo 14, 1) todas las cosas que
hacía, y estaba en duda porque decían algunos:
Juan ha resucitado de los muertos, y otros: Elías
ha aparecido, y otros: Algún profeta de los
antiguos ha resucitado, y dijo Herodes: A Juan yo
le degollé, ¿quién, pues, será éste, o de quién yo
oigo tales cosas? Y procuraba verle (San Lucas 9, 7-9)

Vuelta de los discípulos y compasión de Jesús
Y los apóstoles se juntaron con Jesús y le
contaron todo lo que habían hecho y lo que
habían enseñado, y él les dijo: Venid vosotros77
aparte al lugar desierto y reposad un poco,
porque eran muchos los que iban y venían, que ni
aun tenían lugar de comer, y se fueron en un
barco (San Marcos 6, 30-32) de la otra parte de la mar de
Galilea, que es de Tiberias, (San Juan 6, 1) a un lugar
desierto de la ciudad que se llama Betsaida. (San
Lucas 9, 10) Y los vieron ir muchos y lo conocieron y
concurrieron allá muchos a pie de las ciudades y
llegaron antes que ellos y se juntaron a él, y
saliendo Jesús, vio una grande multitud y tuvo
compasión de ellos, porque eran como ovejas que
no tenían pastor, y (San Marcos 6, 33-34) él las recibió y
les hablaba del reino de Dios y sanaba los que
tenían necesidad de cura. (San Lucas 9, 11)

Primera multiplicación de los panes y los peces
Estaba cercana la Pascua, la fiesta de los
judíos (San Juan 6, 4), y el día había comenzado a
declinar, y llegándose los doce, le dijeron: Despide
las gentes para que, yendo a las aldeas y
heredades de alrededor, procedan a alojarse y
hallen viandas, porque aquí estamos en lugar
desierto. Y les dice: Dadles vosotros de comer. Y
dijeron ellos: No tenemos más que cinco panes y
dos pescados, si no vamos nosotros a comprar
viandas para toda esta compañía. Y eran como
cinco mil hombres. (San Lucas 9, 12-14) Y así que alzó Jesús
los ojos y vio que había venido a él grande
multitud, dice a Felipe: ¿De dónde compraremos
pan para que coman éstos? Mas esto decía para
probarle, porque él sabía lo que había de hacer.
Respondióle Felipe: Doscientos denarios de pan no
les bastarán para que cada uno de ellos tome un
poco. Dícele uno de sus discípulos, Andrés,
hermano de Simón Pedro: Un muchacho está aquí
que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos,
¿mas, qué es esto entre tantos? Entonces Jesús dijo
(San Juan 6, 5-10) a sus discípulos: (San Lucas 9, 14) Haced
recostar a la gente (San Juan 6, 10) en ranchos de
cincuenta en cincuenta. Y así lo hicieron,78
haciéndolos sentar a todos (San Lucas 9, 14-15) Y había
mucha hierba en aquel lugar y recostáronse
como número de cinco mil varones (San Juan 6, 10), sin
contar las mujeres y los niños. (san Mateo 14, 21) Y tomó
Jesús aquellos panes y (San Juan 6, 11) alzando los ojos al
cielo, bendijo, y (San Mateo 14, 19) habiendo dado gracias,
repartió a los discípulos, y los discípulos a los que
estaban recostados; asimismo, de los peces cuanto
querían. (San Juan 6, 11) Y comieron todos y se
hartaron (San Mateo 14, 20) Y así que fueron saciados,
dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que han
quedado porque no se pierda nada. Cogieron,
pues, e hinchieron doce cestas de pedazos de los
cinco panes de cebada que sobraron a los que
habían comido. Aquellos hombres, entonces, como
vieron la señal que Jesús había hecho, decían: Éste,
verdaderamente, es el Profeta que había de venir
al mundo. (San Juan 6, 12-14) Y luego Jesús (San Mateo 14, 22)
apremió a sus discípulos a subir en el barco e ir
delante de él (San Marcos 6, 45)
a la otra parte del lago,
(San Mateo 14, 22) a Betsaida de la otra parte, entre
tanto que él despedía a la multitud. Y después que
los hubo despedido, (San Marcos 6, 45-46) y entendiendo
Jesús que habían de venir para arrebatarle y
hacerle rey, volvió a retirarse al monte, (San Juan 6,
15) a orar (San Marcos 6, 46) él solo. (San Juan 6, 15)

Jesús caminando sobre las aguas
Y cuando se hizo la tarde, descendieron sus
discípulos a la mar, y entrando en un barco,
venían de la otra parte de la mar hacia
Cafarnaúm. (San Juan 6, 16-17) Y cuando fue la tarde,
(San Marcos 6, 47) cuando hubieron navegado como
veinte y cinco o treinta estados, (San Juan 6, 19) el barco
estaba en medio de la mar y él solo en tierra (San
Marcos 6, 47), y levantábase la mar con un gran
viento que soplaba. (San Juan 6, 18) Y los vio fatigados
bogando, porque el viento les era contrario, y
cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a
ellos andando sobre la mar y quería
precederlos. (San Marcos 6, 48) Y los discípulos, viéndole79
andar sobre la mar, se turbaron, diciendo:
algún fantasma es, y dieron voces de miedo (San
Mateo 14, 26), porque todos le veían y se turbaron. (San
Marcos 6, 50) Mas luego Jesús les habló, diciendo:
Confiad, yo soy; no tengáis miedo. Entonces le
respondió Pedro y dijo: Señor, si tú eres, manda
que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y
descendiendo Pedro del barco, andaba sobre las
aguas para ir a Jesús, mas viendo el viento
fuerte, tuvo miedo y, comenzándose a hundir, dio
voces, diciendo: Señor, sálvame. Y luego Jesús,
extendiendo la mano, tiró de él y le dice: Oh,
hombre de poca fe, ¿por qué dudaste? (San Mateo 14, 27-31)
Y subió a ellos en el barco (San Marcos 6, 51), Y así que
ellos entraron en el barco, (San Mateo 14, 32) calmó el
viento (San Marcos 6, 51). Entonces, los que estaban en el
barco vinieron y le adoraron, diciendo:
Verdaderamente, eres Hijo de Dios. (San Mateo 14, 32-33)
Ellos, en gran manera, estaban fuera de sí y se
maravillaban, porque aún no habían
considerado lo de los panes, por cuanto estaban
ofuscados sus corazones. (San Marcos 6, 51-52)

http://todoebook.com/EL-LIBRO-BLANCO-DE-JESUS-JESUS-ARGELINA-DIAZ-ESTRELLA-S_PEDRO-LibroEbook-ES-SPB0009729.html

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://elsecretodelasestrellas.wordpress.com/2014/08/30/los-cuatro-evangelios-en-uno-parte-13a/trackback/

RSS feed for comments on this post.

11 comentariosDeja un comentario

  1. les recomiendo que escuchen con atencion este video,saludos.
    espero sus comentarios.

  2. todos tenemos la capacidad de sanar”

  3. THE NEW TESTAMENT WAS PRIMORDIALLY [ORIGINALLY] WRITTEN IN THE PALEO-HEBREW LANGUAGE. Jeff A. Benner. Part 1 of 6

  4. The Father is YAHUAH [meaning who is, was, will be] and His Son “The Word” of YAHUAH made flesh, is Yahusha [meaning Yahuah is (our) deliverance /salvation] Praise YAHUAH!

  5. Behold, I make all things new ! All things !

  6. The best is yet to come!

  7. Important Information about The Name !

  8. As far as the east is from the west !

  9. Songs About the Fear. 07/07/2014


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: