Los cuatro Evangelios en Uno. parte 7ª

La Vida de Jesús contada por sus discípulos.

Los cuatro Evangelios en Uno.  (sin añadir ni una palabra que no salga en los Evangelios).

 

Jesus Damio 2

 

Vigencia de la Ley mientras exista el mundo
No penséis que he venido para anular la Ley
o los Profetas. No he venido para anular, sino a
cumplir, porque de cierto os digo que hasta que
perezca el cielo y la tierra, ni una jota, ni una
tilde, perecerá de la ley hasta que todas las cosas
sean concluidas, de manera que cualquiera que
infringiere uno de estos mandamientos en lo muy
pequeño, y haciendo así enseñare a los hombres,
muy pequeño será proclamado en el reino de los
cielos, mas cualquiera que hiciere y enseñare,
éste será proclamado grande en el reino de los
cielos. (San Mateo 5, 17-19)

Preponderancia del espíritu de la justicia
porque os digo que si vuestra justicia no
fuere mayor que la de los escribas y los fariseos
no entraréis en el reino de los Cielos. (San Mateo 5, 20)

El odio, principio del homicidio
Oísteis que fue dicho a los antiguos: no
matarás, que cualquiera que matare será
inculpado en el juicio. Mas yo os digo que
cualquiera que se enojare violentamente con su
hermano será inculpado en el juicio, que
cualquiera que dijere tonto a su hermano será
inculpado en el concilio y que cualquiera que le
dijere demente será inculpado para el valle del
fuego. Por tanto, si trajeres tu presente al altar
y allí te acordares de que tu hermano tiene algo
contra ti, deja allí tu presente delante del altar
y vete, vuelve primero a estar en amistad con tu
hermano y entonces ven y ofrece tu presente.
Arréglate con tu enemigo enseguida, estando aún
con él en el camino, antes de que acontezca que
el adversario te entregue al alguacil y seas
metido en prisión. De cierto te digo que no saldrás34
de allí hasta que no pagues el último cuarto. (San
Mateo 5, 21-26)

La concupiscencia, principio del adulterio
Oísteis que fue dicho: no adulterarás, mas yo
os digo que cualquiera que mira a la mujer
para codiciarla ya adulteró con ella en su
corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te fuere
ocasión de caer, sácalo y échalo de ti, que mejor
te es que se pierda uno de tus miembros que no que
todo tu cuerpo sea echado al valle del fuego; y si
tu mano derecha te fuere ocasión de caer,
córtala y échala de ti, que mejor te es que se
pierda uno de tus miembros que no que todo tu
cuerpo sea echado al valle del fuego. (San Mateo 5, 27-30)

El repudio injustificado no debe legitimarse por el divorcio
También fue dicho: cualquiera que repudiare
a su mujer déle carta de divorcio, mas yo os digo
que el que repudiare a su mujer, fuera de causa
de fornicación, hace que ella adultere, y el que
se casare con la repudiada comete adulterio. (San
Mateo 5, 31-32)

El juramento, principio del perjurio
Además, habéis oído que fue dicho a los
antiguos: no perjurarás, sino pagarás al señor
tus juramentos, mas yo os digo: no juréis en
ninguna manera, ni por el cielo, porque es el
trono de Dios; ni por la tierra, porque es el
estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la
ciudad del gran Rey; ni por tu cabeza jurarás,
porque no puedes hacer un cabello blanco o
negro, sino que sea vuestro hablar: sí, sí; no, no,
porque lo que es más de esto, de mal procede. (San
Mateo 5, 33-37)

Mansedumbre contra la venganza
Oísteis que fue dicho a los antiguos: Ojo por
ojo y diente por diente, mas yo os digo: No hagáis
igual al mal, antes a cualquiera que te hiriere
en tu mejilla diestra vuélvele también la otra (San
Mateo 5, 38-39), al que te quitare la capa, ni aun el
sayo le defiendas (San Lucas 6, 29), y al que quisiere
ponerte a pleito y tomarte tu ropa déjale
también la capa, y a cualquiera que te cargare
por una milla ve con él dos. (San Mateo 5, 40-41)

Necesidad de ser generoso
y a cualquiera que te pidiere, (San Lucas 6, 30) dale,
y al que quisiere tomar de ti prestado no se lo
rehúses (San Mateo 5, 42), y al que tomare lo que es tuyo
no vuelvas a pedirlo.(San Lucas 6, 30)

El amor verdadero frente al aprecio por interés
Oísteis que fue dicho: amarás a tu prójimo y
aborrecerás a tu enemigo, mas yo os digo (San Mateo 5,
43-44) a vosotros los que oís (San Lucas 6, 27): Amad a
vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen,
haced bien a los que os aborrecen y orad por los
que os ultrajan (San Mateo 5, 44), os calumnian (San Lucas 6,
28) y os persiguen para que seáis hijos de vuestro
Padre que está en los cielos, que hace que su sol
salga sobre malos y buenos y llueve sobre justos e
injustos, porque si amareis a los que os aman,
¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo
mismo los publicanos? (San Mateo 5, 44-46) Porque
también los pecadores aman a los que los aman.
Y si hiciereis bien a los que os hacen bien ¿qué
gracias tendréis? Porque también los pecadores
hacen lo mismo. Y si prestareis a aquellos de
quienes esperáis recibir, ¿qué gracias tendréis?36
Porque también los pecadores prestan a los
pecadores para recibir otro tanto. (San Lucas 6, 32-34)
Y si abrazareis a vuestros hermanos solamente,
¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los
gentiles? (San Mateo 5, 47) Amad, pues, a vuestros
enemigos y haced bien y prestad no esperando de
ello nada y será vuestro galardón grande y
seréis hijos del Altísimo, porque él es benigno aún
para con los ingratos y malos. (San Lucas 6, 35) Sed, pues,
vosotros perfectos como vuestro Padre que está
en los cielos es perfecto. (San mateo 5, 48)

No juzgar y siempre perdonar
Sed, pues, misericordiosos como también
vuestro Padre es misericordioso. No juzguéis y no
seréis juzgados, no condenéis y no seréis
condenados, perdonad y seréis perdonados. (San Lucas
6, 36-37) Porque con el juicio con que juzgáis seréis
juzgados y con la medida con que medís os
volverán a medir. (San Mateo 7, 2) Dad y se os dará;
medida buena, apretada, remecida y rebosando,
darán en vuestro seno. (San Lucas 6, 38) Si perdonareis a
los hombres sus ofensas os perdonará también a
vosotros vuestro Padre celestial, mas si no
perdonareis a los hombres sus ofensas, tampoco
vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. (San
Mateo 6, 14-15) Y les decía una parábola: ¿Puede el ciego
guiar al ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? El
discípulo no es más que su maestro pero
cualquiera que fuere como el maestro será
perfecto. ¿Por qué miras la paja que está en el ojo
de tu hermano y la viga que está en tu propio ojo
no consideras? ¿O cómo puedes decir a tu
hermano: Hermano, deja que eche fuera la paja
que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está
en tu propio ojo? Hipócrita, echa primero fuera
de tu ojo la viga y entonces verás bien para
sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.
(San Lucas 6, 39-42)

Igualdad de los seres humanos
Así que todas las cosas que quisiérais que los
hombres hiciesen con vosotros, así también haced
vosotros con ellos, porque esta es la ley y los
profetas. (San Mateo 7, 12)

Las obras atestiguan a quien las hace
Porque No es buen árbol el que da malos
frutos ni árbol malo el que da buen fruto,
porque cada árbol por su fruto es conocido, que
no cogen higos de las espinas ni vendimian uvas de
las zarzas. (San Lucas 43-44) ¿Cógense uvas de los espinos
o higos de los abrojos? Así todo buen árbol lleva
buenos frutos, mas el árbol maleado lleva malos
frutos. No puede el buen árbol llevar malos
frutos ni el árbol maleado llevar frutos buenos.
Todo árbol que no lleva buen fruto córtase y
échase en el fuego. (San Mateo 7, 16-19) El buen hombre, del
buen tesoro de su corazón saca bien; y el mal
hombre, del mal tesoro de su corazón saca mal,
porque de la abundancia del corazón habla su
boca. (San Lucas 6, 45)

Reconocer a los falsos profetas
Guardaos de los falsos profetas que vienen a
vosotros con vestidos de ovejas mas dentro son
lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. (San
mateo 7, 15)

Hacer lo que dice el Señor
¿Por qué me llamáis: Señor, Señor, y no hacéis
lo que digo? (San Lucas 6, 46) No todo el que me dice:
Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos,
sino el que hiciere la voluntad de mi Padre que
está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día:
Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre y En38
tu nombre expulsamos demonios y en tu nombre
no hicimos muchos milagros? Y Entonces les
contestaré: Nunca os conocí, apartaos de mí,
obradores de maldad. Cualquiera, pues, que me
oye estas palabras y las hace le compararé a un
hombre prudente (San Mateo 7, 21-24) que edifica una
casa, el cual cavó y ahondó y puso el fundamento
sobre la peña (San Lucas 7, 48) y descendió lluvia y
vinieron ríos y soplaron vientos y combatieron
aquella casa y no cayó, porque estaba fundada
sobre la peña. Y cualquiera que me oye estas
palabras y no las hace le compararé a un
hombre insensato que edificó su casa sobre la
arena (San Mateo 7, 25-26), sin fundamento, (San Lucas 7, 49) y
descendió lluvia y vinieron ríos y soplaron
vientos e hicieron ímpetu en aquella casa y cayó y
fue grande su ruina. (San Mateo 7, 27)

El camino real y el camino aparente
Entrad por la puerta estrecha, porque
ancha es la puerta y espacioso el camino que
lleva a perdición, y muchos son los que entran
por ella porque estrecha es la puerta y angosto
el camino que lleva a la vida y pocos son los que
la hallan. (San Mateo 7, 13-14)

El desinterés del bien
Mirad que no hagáis vuestra justicia
delante de los hombres para ser vistos de ellos, de
otra manera no tendréis merced de vuestro
Padre que está en los cielos. Cuando, pues, haces
limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti
como hacen los hipócritas en las sinagogas y en
las plazas para ser estimados de los hombres. De
cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas
cuando tú haces limosna, no sepa tu izquierda lo
que hace tu derecha para que sea tu limosna en
secreto, y tu Padre, que ve en secreto, él te
recompensará en público. (San Mateo 6, 1-4)

 

http://todoebook.com/EL-LIBRO-BLANCO-DE-JESUS-JESUS-ARGELINA-DIAZ-ESTRELLA-S_PEDRO-LibroEbook-ES-SPB0009729.html

The URI to TrackBack this entry is: https://elsecretodelasestrellas.wordpress.com/2014/07/05/los-cuatro-evangelios-en-uno-parte-7a/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Padre nuestro que estás en los Cielos, Santificado sea tu Nombre.
    Lucas 11:2 Mateo 6:9

    Este es el Primero y el Grande Mandamiento.
    “Amarás YAHUAH tu Aluah de todo tu corazón y de toda tu alma y de toda tu mente.”

    Y el Segundo es semejante a éste:.
    “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”
    De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.
    Matthew/MathathYahu/ Mateo- 22:37, 44.

    Padre justo, el mundo no te ha conocido, mas Yo te he conocido; y éstos han conocido que tú me enviaste;

    y Yo les he manifestado tu Nombre, y lo manifestaré aún; para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y Yo en ellos. HaMachyach Yahusha.

    John/Yahuchanan/Juan 17:25,26

    As it is written, at the time of 2exodus a great company shall return to Adamah; & there will be One Chief – YAHUAH!

    Yahuah es Vida !

  2. History of the Incas… the Tribe of Asher Éx.1:4 y Ap 7:6


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: