DIOS ADVIERTE NUEVAMENTE A LA HUMANIDAD, Y LA HUMANIDAD SE HACE LA SORDA.

RAYO CRISTO REDENTOR 2

Ayer revelamos la Profecía del Apocalipsis, o lo que es lo mismo, la Palabra de Dios.

Ese mismo día, un rayo cayó sobre la mano derecha de la estatua del Santo Cristo redentor de Brasil.

Cuando resucita Jesús, esta cuarenta días con los apóstoles y luego sube al cielo. Pero años después, cuando al apóstol Juan tiene 80 años, Jesús a través de un ángel le revela los acontecimientos que darán origen al fin del mundo. Esto lo hace en el libro del Apocalipsis, que significa LA REVELACIÓN, dirigido a TODA LA HUMANIDAD, Y QUE ES POR TANTO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, no de la Iglesia Católica. El Apocalipsis es del año 80 después de Cristo, y la Iglesia Católica nace en el 312 después de Cristo.

La Biblia se compone de dos partes, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, el último libro de todas las Biblias es el Apocalipsis de Juan. El Antiguo Testamento recoge la historia del pueblo descendiente de Abraham, y está escrito los que los profetas y cronistas y monjes nos dejaron. El Nuevo Testamento contiene la referencia escrita de los recuerdos que los apóstoles tenían de la Palabra de Dios. El Apocalipsis ES LA PALABRA DE DIOS, porque en él Dios dice: “eEstas palabras son fieles y verdaderas” , y amenaza con la condenación eterna a quien quite o añada o modifique alguna palabra. Por eso el Apocalipsis nos ha llegado como estaba escrito originariamente. O al menos nos llegó lo que quería que llegara.

Jesús que es Dios nos avisaba de cuando iba a suceder el Apocalipsis, de cuando iba a subir de los abismos Satanás para tomar reino y poder sobre toda la Tierra con la ayuda del Falso Profeta y de la segunda bestia, a la que denominamos el Anticristo, y nos decía además quien será la Bestia, y por deducción quien es ahora el Falso Profeta y el Anticristo.

El rayo de Dios sobre la mano derecha del Cristo Redentor es una imagen muy clara de su Potencia Divina, y de que esta Profecía es la Palabra de Dios.

No es una interpretación friki hecha por los pelos. Es la interpretación literal, como debe ser, de la Revelación de Dios al apóstol Juan hace dos mil años.

(más…)