Yo, la Luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en Mí no permanezca en tinieblas.

 

No ha venido esta Voz: Por Mi causa, sino por causa de vosotros.

Ahora es el juicio de este mundo:Ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. Y Yo, si fuere levantado de la tierra, a todos traeré a mí mismo.

Y esto decía señalando de qué muerte había de morir. Aún por un poco estará la Luz entre vosotros:;

Andad entre tanto que tenéis luz, para que no os tomen las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe dónde va.

Entre tanto que tenéis la Luz, creed en la Luz, para que seáis hijos de la Luz.

El que cree en Mí, no cree en Mí, sino en el que me envió;
y el que Me Ve, Ve al que Me envió. Yo, la Luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en Mí no permanezca en tinieblas.

Y el que oyere Mis Palabras, y no creyere, Yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que Me desecha, y no recibe Mis palabras, tiene quien le juzgue; la Palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

Porque Yo no he hablado de Mí Mismo; mas el Padre que Me envió, Él me dio Mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Y sé que su Mandamiento es Vida Eterna; así que, lo que Yo hablo, como el Padre Me lo ha dicho, así hablo.

Juan 12