Homosexualidad en el Vaticano. ¿Hacia donde va la Iglesia Católica?

Estamos cada vez más confusos, desorientados, temerosos, digo temerosos de que se nos descubra, de que nos quedemos al desnudo frente a los demás o frente a lo que pensábamos ser de una gran pureza, autenticidad, fidelidad y me refiero a la iglesia romana, tenida como pura, auténtica, fiel representante de la voluntad del Eterno. De pronto vemos que no es así o que parece que no es asi y nuestra seguridad de conciencia se viene abajo y nos aseguramos en todo tipo de argumentos para continuar a que sea lo que siempre imáginabamos que era.
Y esto confieso hasta para mí mismo ya no es escándalo y sí es terrible, porque si admitimos que pueda sólo ser posíble este sólo ser posible nos deja impávidos, atónitos, sin palabra y lo peor sin respuesta ni siquiera para uno mismo.
Se imaginaba fuera eterna esta institución. Soñábamos con esa eternidad, incoluminidad y ahora parece, sólo digo que parece, el edifício amenaza derrumbe o por lo menos se agrieta y deja de ser incólume.
¿Qué pasa? nos preguntamos. ¿Cómo puede amenazar agrietarse, abrirse y si realmente se agrieta o se abre, cómo nos quedamos, cómo me quedo? ¿Para dónde voy?
Ésta es la pregunta aterradora, silenciosamente aterradora que viene para dentro de nuestras conciencias y nos perturba, inquieta y apavora.
(más…)