El Papa Francisco es el número 7º-bis, no el 8º. El octavo será quien le suceda.

franciscojpII

La Iglesia Católica se ha visto confrontada por las Sagradas Escrituras que la niegan como Iglesia, se vio confrontada con las profecías de San Malaquías, que decía que tras la gloria del olivo vendría Pedro el Romano. Con el nombramiento del Papa Paco parece que se destruyen las profecías, y que no se van a cumplir. Nada más lejos de la realidad. Todo es humo, confusión,  un espejismo. Lo cierto es que mientras viva el Papa Benedicto XVI    él sigue siendo el séptimo Papa, y el octavo no empezará a contar hasta después de la muerte de Benedicto XVI, o de la muerte de Francisco. Entonces ¿qué número hace el Papa Francisco?, pues el Papa Paco es el Papa número “7 bis”, es otro 7, no el 8. Esta es la clave para entender el cumplimiento de la Profecía de la Biblia y la de San Malaquías  El Papa que cuenta es el que venga después de la muerte de Benedicto XVI o la muerte de Papa Francisco.  El actual Papa Paco es el séptimo bis, no el octavo.

Si el Papa Paco muere antes de que muera Benedicto XVI, todo el mundo entendería que el papa Paco no contaría como el 8º pues el 7º estaba vivo, y lo sigue estando, luego el octavo sería el que vendría tras la muerte de Benedicto XVI. Pero aún entendiendo que Benedicto muriera antes que Paco, el Papa Paco sería el séptimo bis, no el octavo, pues el octavo viene después del 7º, y Paco ya estaba cuando el 7º estaba vivo.

Se deben cumplir los tiempos de la Tribulación, y los tiempos son estos. El Papa Paco es una ilusión óptica, un espejismo, alguien que cuenta dentro de la Iglesia Católica, pero no en el cielo, y menos en la Profecía de la Biblia, salvo que resucite Juan Pablo II el 19 de marzo en la ceremonia de entronización del Papa Francisco, o bien el 20 de octubre cuando canonicen a Juan Pablo II.

Hay algo importante que debemos entender, si Juan Pablo II resucita se cumple al pie de la letra la profecía del Apocalipsis y la palabra de Dios, ahora veremos por qué. Pero si no resucita, no se cumple ni la palabra de Dios ni la profecía de la Biblia. Por eso a partir de hoy veremos a Dios actuar en directo, igual no vemos cómo actúa  pero veremos sus efectos, de modo y manera que la palabra de Dios se va a cumplir si o si.

Veamos con detenimiento lo que no se enseña en las iglesias, la palabra de Dios. Intentemos entenderla, está escrita hace 2.000 años para estos días, y ahora se revelan, on-line.

(más…)