Último día de gracia. Vamos en la dirección contraria al amor incondicional.

Hemos desaprovechado una oportunidad única, una oportunidad que la humanidad jamás volverá a tener. Hoy es el último día de gracia, si nos hubiéramos convertido a Yahusha nos hubiéramos ahorrado el Apocalipsis, así lo dispuso Yahusha. Pero la humanidad no solo no le ha hecho caso, sino que los que dirijen el mundo tienen otros planes para sumirnos en el caos.