Quedan 23 días de gracia. Parece un juego, pero no es un juego.

Quedan 23 días de gracia. Parece un juego, pero no es un juego.

El mensaje del 21-12-2.012 sobre la advertencia a toda la humanidad de los 40 días de Nínive no es un juego, no es falso, no es un invento de Juan Carlos, o de José. Es tan real como lo somos tú y yo, pero no se cree, por eso no se divulga, y quedan 23 días de gracia.

Ya os lo dije cuando lo publiqué por primera vez, es coincidente con la visión de Manuel, y eso disipa cualquier duda sobre su veracidad. Yahusha ama tanto a la humanidad que se manifiesta como un Dios vivo, que interactúa con nosotros, y nos da la última oportunidad a toda la humanidad. Si la humanidad cambia hacia Yahusha, (Jesús), no se cumplirá lo que está ya escrito. De este modo nadie podrá decir que la humanidad estaba condenada de antemano, porque su destino ya estaba escrito en el Apocalipsis, siendo el Apocalipsis el castigo de la humanidad ineludible hasta el 21-12-2.012, fecha en la que Yahusha nos concedió 40 días de gracia.

Esto para Juan y Cía les causa auténtico pavor, porque lo niegan de antemano, diciendo que es imposible que no se cumpla lo escrito en el Apocalipsis. Pero no caen en la cuenta que Dios no esta inactivo en estos momentos, mal y que eso les duela a muchos, Yahusha no nos deja solos, es posible que esté entre nosotros, para entender este mundo tan complejo, pero lo que es seguro es que está aquí en esta web con nosotros , AHORA, y eso significa que el mensaje es verdadero, y que quedan 23 días para empezar a cambiar este mundo.

Pasado este plazo, es decir a partir del 31 de enero del 2.013, el Apocalipsis pasará cualquier día. Siempre señalo fechas, así tenéis motivo de entretenimiento y de crítica, y ¿por qué no?, también tiene su suspense, mira que si un día la acierto. Y este año os he señalado dos fechas, la del 31 de enero del 2.013 y el 21-03-2.013. Y si esos días no ha pasado nada, pues esperaremos otro poco hasta que fallezca Benedicto XVI, que es quien marca los tiempos del Apocalipsis, tal y como reveló la profecía del Apocalipsis.

(más…)