Mensaje de Jesús a Juan Carlos del 30 de septiembre de 2010

Eran aproximadamente las cuatro de la madrugada del miércoles 22/09. Me encontraba en Girona, España. Dormido escuchaba una conversación que trataba de lo que se había publicado sobre la Profesión de Fe y lo que debía hacerse a continuación.  Vamos al texto.

“Buenos días. Hace unos días publicaron en la Web toda la Profesión de Fe que solicitáramos, Juan, si bien con algunas imperfecciones. Se refieren al nombre de Católica Universal, que si bien se distingue con el de Católica Romana, aún confunde por su nombre. Son nombres tautológicos. Nosotros queremos la manifestación de Nuestra Iglesia que por sí misma, siendo Nuestra, es Universal. La Iglesia declarada como “Mi Iglesia” se refiere a Nosotros, mejor, a Mí, ya que Yo Soy la CABEZA DE Mi Iglesia, la Roca, la Piedra que se funda en las Sagradas Escrituras que expresan la Palabra del Padre. Les declaramos que a nadie como a ninguna institución, y ya lo hemos dicho, se le ha dado autoridad y poder suficientes para constituir, fundar, crear en Nuestro Nombre y bajo Nuestra Autoridad una Iglesia. Ustedes pueden crear lo que ustedes quieran, pero, recuerden siempre que toda y cualquier creación de ustedes y siempre, es de ustedes. Nosotros jamás hemos autorizado a alguien o a una institución dicha de religiosa que funde una Iglesia en Nuestro Nombre. Nuestra Iglesia es y existe desde antes la Creación se manifestara, así que el Padre pronunciara su Verbo quien es su Hijo. Por tanto queda pero muy bien claro para todos y nos referimos en particular a la Iglesia Católica Apostólica Romana como a todas las Protestantes y a todas las que de ellas nacieron, a las sectas, a todos los movimientos llamados de la Nueva Era, y repetimos y volvemos a insistir, todo eso, todo en absoluto, es satánico, adverso, contrario a Nosotros. Hoy, mediante toda esta comunicación contigo, después de un largo silencio, porque los Tiempos han llegado y se hace ya, por Voluntad del Padre, urgente que se diga, queremos manifestar Nuestra Iglesia, ésa que está en las Sagradas Escrituras, ésa rechazada por todas las iglesias y religiones creadas por ustedes. Jamás, nunca a Nosotros, iglesia o religión algunas Nos han atendido, muy por el contrario, siempre Nos rechazaron, Nos ignoraron y ahora que es el Tiempo Final, el de la Cosecha, ya que todo tiene un comienzo y un fin, ustedes ya cumplieron su razón de permanencia aquí y por eso venimos a levantar Nuestra Cosecha para continuar la marcha evolutiva en dirección al Padre. Puede que en el tiempo de ustedes demore un poco más, pero, sepan, “ese poco más” al que Nos referimos, no sea tan largo como piensan. Miren los acontecimientos, donde y como acontecen y ustedes tendrán una idea clara  para saber lo que deben hacer.

(más…)