Una propuesta importante de Juan Carlos.

José. Ten buenas noches, más una vez.

Hoy, domingo 25 de Julio de 2010, tuvimos un día hermoso de mucho sol, mucha luz, un cielo abierto totalmente azul, sin nube alguna, algo que a mí, si bien que a todos nos deja extasiados, pero a mí como si estuviera en la propia presencia del Señor. En un estado de total oración, haga lo que haga.

Ayer te comenté sobre la Profesión de Fe que “escuché” deberíamos estudiarla y hacerla y me permití enviarte la propuesta para tí y para todos.

Mas hoy, así que abro la Web, me encuentro con el Mensaje del 11 de Septiembre de 2009 y, lo más importante, con los comentarios de todos ustedes que, confieso, me dejaron sin palabras.

Leí el Mensaje y veo que realmente no es mío, sino de Alguien que habla de forma  tan precisa, tan concisa, con una autoridad que ni yo mismo entiendo cómo puede ser.

Realmente la meticulosidad de las expresiones me impacta.

Pero, bueno. Claro crean un choque. A mí, personalmente me chocan, porque no encuentro salida. En cuanto los “escucho”, con la mente a veces, rebato lo que dice y de inmediato me responde y sigue con su idea adelante a una velocidad increíble con imágenes, vistas de lugares que nunca ví y en los que nunca estuve, pero, que se refieren a lo que dice. Parece que estoy viajando con Alguien a mi lado conversando, explicando que pregunta, que responde, que objeciona.

Pienso que el interés de estos mensajes es dirigirse a quienes ya de alguna manera conocen o saben alguna cosa referente a Jesucristo, a Dios Padre, a la Iglesia y quiere corregir para después afirmar lo que realmente es y como es. Es decir: se dirige a las conciencias para esclarecerlas, pues, entiendo que interpreta que están mal informadas para que después hagan la elección correcta y ésta en el sentido de esos mensajes o sea de quien los pasa.

Realmente, se quiera o no. Se guste o no. Se crea o no, pero, una cosa está muy clara: algo grande se viene de encuentro a nosotros, a la Humanidad como un todo.

Esto puede o no demorar; puede o no pasar con o sin violencia, pero, se quiere anunciar, advertir para la necesidad de un cambio o de una mudanza de: pensamiento, enfoques, intereses, actitudes, valores, sistemas sean estos cuales fueren, para una dirección en que el Hombre, siendo el centro de todos esos cambios, sea quien deba de una vez por todas, admitir la realidad de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

(más…)

Published in: on 27 julio 2010 at 21:34  Comments (17)  
Tags: ,