Faltan 35 días. Operación Arca de Noé

 

Mientras nosotros os advertimos del fin de los tiempos y de la necesidad de volver nuestra mirada hacia Jesús, la iglesia Católica nada dice en sus misas ni a la prensa, lo que corre por Internet es esta foto, con el mensaje subyacente que lleva, “nueva señal de peligro”.

Nos guste o no esta es la cruda realidad de nuestros tiempos, la Iglesia Católica solo habla de pederastia en la TV, es cierto que puede ser una campaña de desprestigio orquestada por oscuros intereses, pero el hecho es el que es, y esto es lo que hoy llega a los jóvenes de todo el mundo, “huyamos de la iglesia, son peligrosos”, ese es el mensaje subliminal.

Sabéis que desde siempre os he dicho que esta web es la web de Jesús, y también os he dicho que nada tiene que ver con la Iglesia Católica, ni con ninguna otra iglesia de los hombres, y no tiene nada que ver porque no queremos que nada la contamine, y la iglesia de los hombres no solo está contaminada, sino que lo que predica va en contra de lo que Jesús quiere que predique ahora, no hablan del Fin del Mundo y de la necesidad de estar preparados, ni de la primera resurrección, ni de la marca de la bestia, por eso en el Apocalipsis de Juan se habla de esa iglesia como “la gran ramera, la madre de todas las abominaciones”, para que nos apartemos de ella, y nos recojamos en silencio con Jesús en nuestro interior, y le sigamos en la conducta diaria.
Alguien me dijo en un comentario que odiaba tato a la Iglesia Católica que por eso me metía con ella, y nada más lejos de la realidad, esa iglesia como las demás me es indiferente, lo que es cierto es que en los mensajes de Jesús que Juan Carlos recibió y que están en la web primera resurrección, el propio Jesús nos invita a abandonar esa iglesia y las demás, volver nuestra vista hacia Él, y abandonarnos en Él, pero no en las iglesias de los hombres, que han provocado nuestra sociedad actual, que es justo lo que Jesús va a finiquitar muy pronto, nuestra actual sociedad, la opuesta a la que debería ser, y eso solo es culpa de nuestras iglesias, de nuestros gobiernos, de nuestros políticos y de nuestra prensa y TV, en manos como todo, incluida la iglesia, de los banqueros internacionales, los hombres de Satán, los que mandan hoy en el mundo.

De alguna manera pienso que todo lo que os tenía que decir como profeta presunto de Dios para estos tiempos finales ya lo he dicho, así que me repito, y me repetiré hasta que el mensaje quede claro para todos, y son tres los mensajes que desde aquí os dejamos, el primero es que tal y como nos lo advierte Jesús en Su Evangelio ya estamos en los tiempos finales, y eso aunque evidente para muchos, no interesa a casi nadie, la gente prefiere vivir escondiendo la cabeza bajo el suelo como el avestruz, no quiere saber nada del Fin del mundo, como si eso no fuera con ellos, como si no les fuera a afectar, como si no les importara, prefieren morir sin saber, veremos lo que piensan dentro de 35 días.

El segundo mensaje que debe quedar claro es el más importante, la primera resurrección. Una vez alguien nos citó un texto de un Padre de la Iglesia Católica en la que comentaba lo de la primera resurrección, efectivamente alguien en la Iglesia Católica sabe algo de esta primera resurrección, pero una flor no hace verano, uno solo que se ha especializado en la primera resurrección no es nada, puesto que calla su conocimiento y nada trasciende a los fieles, y la gente corriente nada sabe de la primera resurrección.

Apocalipsis de Juan:

Después había tronos y quienes se sentaron en ellos con poder de juzgar. Vi entonces las almas de aquellos a quienes les cortaron la cabeza por haber sostenido las enseñanzas de Jesús, y a causa de la Palabra de Dios. Vi a todos los que se negaron a adorar a la bestia o su imagen, o a recibir su marca en la frente o en la mano. Volvieron a vivir y reinaron mil años con Cristo.
Esta es la primera resurrección. Los demás muertos no volvieron a vivir antes del término de los mil años. Feliz y santo el que participa en la primera resurrección; contra éstos la segunda muerte no tiene ningún poder y, lo que es más, serán sacerdotes de Dios y de Cristo y con Él reinarán mil años.
Apocalipsis 20:4-6

¿Quiénes participarán en la primera resurrección?, los mártires que hasta ahora han sido a causa de la palabra de Dios o por sostener las enseñanzas de Jesús, todos aquellos que se negaron a adorar a la bestia o su imagen, o a recibir el chip en la mano o en la frente, (eso sucederá en la época del Anticristo, 2.013 – 2.020), y los inscritos en la primera resurrección, por eso es tan importante insistir en ello, y tan importante que los que leáis estos mensajes los paséis a vuestros contactos.

La web de la primera resurrección no es un capricho de José, no es una web donde la gente se apunta porque sí, como si fuera una lista cualquiera, no tiene nada que ver con ninguna cosa creada en la Red, es una página creada por voluntad expresa de Jesús, que a modo de Arca de Noé, considera a los que allá se inscriban como los que han querido participar voluntariamente en la primera resurrección, es tan lógico que no tiene contradicción alguna, salvo que no es de ninguna iglesia de los hombres, por eso inscribirse es jurar ante Dios ser fiel siempre a Jesús, y no ponerse jamás el chip voluntariamente, ni que eso sea causa de martirio.

¿Alguien puede dudar que los inscritos en esa lista, los que se han auto seleccionado a favor de Jesús, participarán en la primera resurrección?, no queda ninguna duda, porque los mártires son gente corriente, como tú y como yo, no santos, ni santones, (que son los que participarán en la primera resurrección según los padres de la iglesia). Jesús no quiere santos, Jesús quiere que le quieran, que le quieran solo a Él, y a su mamá, la Virgen María, pero no como Dios, sino solo como mamá de Jesús. Todo lo demás sobra, es como el panteón de dioses de la antigua Roma, santos y más santos conformando un panteón que lo sustituye.

Jesús quiere a los que confían en Él al cien por cien, a los que tienen FE en Él al 100%, los que anteponen esa FE ciega en Él a las iglesias de los hombres, por eso la web http://www.primeraresurreccion.com es la web de Jesús, y 227 personas ya se han inscrito en ella. 227 personas para llenar el Arca de Noé para el Fin de los tiempos, 227 personas que participarán en la mayor experiencia jamás soñada, vivir mil años con Jesús y sin Satán, sin bancos, ni mala gente, ni nada que pueda enturbiar la convivencia con Jesús. Después pasados esos mil años, tendrá lugar la segunda resurrección, la de los demás muertos, y vendrá el Juicio Final. Después seremos Sus sacerdotes para toda la eternidad, y de todo esto solo se habla aquí, en esta web. ¿No os parece raro que las iglesias se lo callen?

Fijaros que la Iglesia católica nada dice en sus misas de la primera resurrección ni del fin de los tiempos, pero tampoco dice nada del peligro de llevar el chip en la mano o en la frente, y esa es la guerra que debería liderar si fuera la iglesia de Dios, no la de Satán. Debería advertir de que pronto nos pondrán un chip obligatorio en la mano o en la frente, y los que se lo pongan serán expulsados al infierno para siempre, de eso deberían avisar todas las iglesias de los hombres ahora, pero nada dicen.

Apocalipsis de Juan:

Y el tercer ángel los siguió, diciendo en gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe su marca en la frente o en la mano, él también beberá del vino del furor de Dios que ha sido vertido puro en la copa de su ira, y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y delante del Cordero. El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás. Y no tienen descanso ni de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni cualquiera que recibe la marca de su nombre.
Apocalipsis 14:9-11

Estos son los tres mensajes que deberíais ayudarme a pasar a todo el mundo, la llamada es para todos, los dispuestos a inscribirse en una lista pública solo somos 227, la salvación en nuestras manos, y solo 227 entre 6.500.000.000 habitantes del mundo.

A mi me parece un milagro que ya seamos 227 sin la ayuda de ninguna iglesia de los hombres, y seremos más hasta que empiece la Gran Tribulación y se acabe Internet y la posibilidad de inscribirse.

¿Alguien tiene algo más importante que hacer que inscribirse en la primera resurrección?, ¿no os parece hermoso el Plan de Salvación de Jesús para los tiempos finales?

Published in: on 30 abril 2010 at 19:44  Comments (7)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://elsecretodelasestrellas.wordpress.com/2010/04/30/faltan-35-dias-operacion-arca-de-noe/trackback/

RSS feed for comments on this post.

7 comentariosDeja un comentario

  1. Un plan hermosisimo…..

  2. Te equivocas de calle, esos mensajes NO PUEDEN VENIR DE JESUS, porque la SANTA IGLESIA CATÓLICA fué fundada por el mismo Jesuscristo, luego entonces tus MENSAJES VIENEN DEL DIABLO. LA IGLESIA CATÓLICA ES EL CUERPO MISTICO DE CRISTO

    Te dejo algunos datos con fundamento para que no hables a lo tonto atacando al CUERPO MISTICO DE CRISTO que es LA IGLESIA CATÓLICA

    La refutación a tus ataques las tomo del la magnifica pagina de APOLOGETICA, y te tapo la boca.

    http://www.defiendetufe.org/

    La Verdadera Iglesia de Cristo

    ¿Cuál es la Iglesia que Cristo fundó?

    ——————————————————————————–

    Pregunta:
    Sr. Martín Zavala. Soy Católico pero yo pienso que da lo mismo estar en cualquier Iglesia porque todas son iguales y si hablan de Dios son buenas, creo que por eso muchos se cambian de Iglesia. ¿Estoy bien o dígame si estoy en un error?

    ——————————————————————————–

    Por Martin Zavala M.P.D.

    Respuesta:

    Gracias por tu pregunta pues es algo que muchas veces se escucha decir. Vayamos explicando con calma todas tus inquietudes:

    Introducción.

    En temas anteriores aprendimos que la Sagrada Escritura enseña que Jesús había establecido su Iglesia y que ésta permanecería hasta el fin. Hoy analizaremos y responderemos a la pregunta lógica de todo esto: ¿ Cuál es entonces la Iglesia que Él fundó? y ¿Da lo mismo estar en cualquier Iglesia?

    Como cristiano, al ser discípulo de Cristo, estoy obligado a buscar su voluntad y a proclamarla. Actualmente existen más de 20,000 sectas y no todos pueden tener la verdad, ni todos pueden tener la razón, ni todos pueden ser la Iglesia que Cristo fundó.

    Veamos entonces cuáles son las razones u opiniones que algunos dan para “decir” que ellos son esa Iglesia o que eso no les interesa. Después veremos porqué estamos convencidos de que la Iglesia que Cristo fundó y en donde se encuentra la plenitud de los medios de salvación es la Católica. Bienvenido:

    1.- El Truco De Los Nombres.

    Tenga la seguridad que más de una vez lo va a oír – o ya lo escuchó – la idea que algunas sectas manejan diciendo: Nosotros somos la Iglesia de Cristo porque ‘nuestro nombre está en la Biblia’ e inmediatamente agregan: búsquelo usted mismo y en su Biblia verá que ahí Jesús habla de nosotros cuando dice que somos “la Luz del mundo” y ese es el nombre de nuestra Iglesia, por lo tanto, nosotros somos la Iglesia de Cristo.

    Un truco muy similar a este, lo hacen “la Iglesia de Cristo”; los “nazarenos”; “seguidores del camino”; los “Testigos de Jehová”; los “cristianos” y otros más que andan por ahí.

    Vaya manera de razonar de algunos… ahora resulta que cualquier grupo religioso inventado hace unos días busca “un nombre bíblico” y sale afirmando que son la Iglesia verdadera. Es como si a nuestra casa llegara un señor y nos dijera: “présteme por favor mil dólares, soy el famoso Michael Jackson – así me llamo yo, Miguel Jackson- pero soy el verdadero artista porque tengo el mismo nombre”. Así de infantil es el pseudo-argumento de las sectas y lo peor del caso es que hay personas ingenuas que lo creen y lo van repitiendo.

    Más adelante va a salir otra secta afirmando ser la verdadera Iglesia y sacará el pasaje donde dice Jesús: “Ustedes son sal de la tierra”, su grupo se llamará “Iglesia sal de la tierra” y sus miembros se llamarán los ‘salados’ de los penúltimos días. Ni modo, siempre habrá gente “más viva” que vive a expensas de los no tan “vivos”. Por algo Jesús nos dijo:

    “Sean astutos como serpientes y mansos como palomas”. Mt 10,16

    2.- El Sentir Bonito no es sinónimo de estar en la verdad.

    Este es el común denominador de las sectas religiosas de línea pentecostal. Sus frases preferidas son: “Aquí en esta Iglesia sí siento la presencia de Dios”; “desde que dejé la Iglesia católica y estoy en esta otra, siento más a Jesucristo en mi vida”; “esta es la iglesia verdadera porque aquí se siente la presencia del Espíritu Santo en el corazón”… Actualmente para muchas personas lo importante es sentir, lo demás no importa o es secundario. Confunden la verdad, con el sentimiento. Después de unos meses que les pasó la novedad se cambian a otra Iglesia donde vuelven a sentir.

    Es la Iglesia de los ‘sentidos’. El emocionalismo en su máximo esplendor. Si sienten bonito con los Mormones se hacen mormones, si sienten con los espiritistas se van a ese grupo y si se sienten bien en un grupo esotérico allá van a parar. Para mucha gente la verdad está en la emoción.

    Al parecer ya se les olvidó que Nuestro Señor Jesucristo no sintió bonito cuando estaba en la cruz. Basta recordar su expresión en la cruz cuando grita: “Dios mío, Dios Mío por qué me has abandonado”. El mismo Jesús dijo: “El que quiera seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mc 8,34). La Cruz no es señal de sentir bonito. Así que si alguien busca con sinceridad estar en la Iglesia de Cristo, el criterio de identificarla por el sentimiento es de lo más anti-cristiano.

    3.- Una Iglesia espiritual y visible al mismo tiempo.

    Hay un tercer grupo de hermanos evangélicos que a la hora de hablar sobre la importancia de estar en la Iglesia de Cristo simplemente dicen que eso no importa, ni interesa, que lo importante es reconocer a Cristo como Señor y salvador personal, porque las Iglesias no salvan. Con esta idea las sectas actuales se convierten en ‘nietas de Lutero’, pues es una de las ideas fundamentales que él manejo. En realidad no es tan fácil como lo dicen, ni es cierto que la Iglesia sea puramente invisible o espiritual. La Iglesia es visible e invisible, humana y divina, espiritual y corporal al mismo tiempo.(Ti 3,10;1 Cor 12,13; Lc 10,16;Heb 10,25) Hablar de una Iglesia puramente invisible es un pretexto para que cualquiera funde la suya.

    La Biblia y la historia nos demostrará ahora, cuál es la Iglesia que Él fundó.

    4.- La Iglesia que Cristo fundó es la Católica.

    Esta es la gran verdad que hay que gritar por todos los medios. Lo del truco de los nombres, el sentir bonito y lo de la Iglesia invisible son trampas que las sectas manejan como «cortinas de humo» para distraer de la verdad irrefutable acerca de la Iglesia Católica como la Iglesia que Cristo fundó. Estamos totalmente seguros de eso por tres razones:

    1.- Por la Biblia

    2.- Por la Historia

    3.- Por la sucesión apostólica

    Por la Biblia hemos visto y comprobado que Cristo fundó una sola Iglesia(Mt 16,18) y que esa Iglesia durará hasta el fin del mundo(Mt 28,20). La consecuencia lógica de eso es que hoy en día debe de estar. Nuestra tarea consistirá en encontrar de entra todas a la verdadera. Al hacer esto, veremos cómo la historia y la sucesión apostólica, nos mostrarán que la única Iglesia que viene desde el tiempo de Cristo es la Católica. Vayamos a la historia, e investigemos en ella, para saber cuál es la Iglesia que viene desde el tiempo de Cristo. Si no viene de ese tiempo, cualquier cosa que digan tiene poco valor.

    Si preguntamos a un mormón, un testigo de Jehová o a un evangélico que nos digan el nombre de uno solo de sus miembros en el año 1500, simplemente ninguno de ellos podrá contestar porque no existían. La verdad es que la mayoría de las iglesias protestantes y de las sectas religiosas tienen 100, 300 ó 400 años que se fundaron. Por lo tanto, no pueden ser la Iglesia que Cristo fundó. Podrán decir que tienen un templo más grande; más canales de televisión;un coro más bonito y que regalan mucho queso amarillo… pero lo que estamos buscando es la Iglesia de Cristo, la que viene desde el año 33 y por supuesto que no es ninguna de ellas.

    Echémosle un vistazo a la historia y veamos cuando se fundaron algunas sectas, grupos religiosos e Iglesias protestantes:

    Nombre Fecha
    Fundador
    Luteranos 1521
    Martín Lutero
    Presbiterianos 1560 John Knox

    Calvinistas 1533 Juan Calvino
    Anglicanos 1534 Enrique VIII

    Rosacruces
    1614 Valentín Andrea
    Metodistas
    1791 John Wesley
    Ejército de Salvación 1878 William Booth
    Ciencia cristiana 1879 Mary Baker
    Iglesia de la Unificación 1954 Sun Myung Moon
    Testigos de Jehová 1876 Charles Russell
    Mormones 1830
    Jose Smith

    Bautistas 1611 John Smith
    Asamblea de Dios 1915
    Varios
    Evangelicos 1916 Iglesias Varias(Panamá)
    Sabatistas
    1863
    Hellen G. White
    Luz del Mundo 1926 Joaquín Aaron
    Pentecostales
    1901 Varios
    Iglesia Universal/pare de sufrir
    1970 Edir Macedo

    En cambio hay miles y miles de datos, personajes y concilios, que nos pueden mostrar que la Iglesia Católica viene desde el tiempo de Jesucristo. Veamos algunos de ellos por poner algunos ejemplos de los más significativos:

    Año Hecho o personaje Iglesia

    2002 Juan Pablo II Católica

    1875 Concilio Vaticano I Católica

    1545 Concilio de Trento Católica

    1220 San Francisco de Asís Católico

    710 San Adrián de Canterbury Católico

    430 San Agustín de Hipona Católico

    397 Concilio de Cártago Católica

    318 San Cirilo de Jerusalén Obispo católico

    290 San Antonio Abad Católico

    240 San Cipriano Obispo católico

    177 San Ireneo de Lyon Obispo católico

    90 San Ignacio de Antioquía Obispo católico

    Todos ellos eran Católicos que creían en la Eucaristía; En el Papa; En la Virgen María y en la comunión de los santos. De esta manera nos podemos remontar hasta el tiempo de Jesucristo. Por eso podemos decir:

    Fecha Fundador Iglesia

    33 Jesucristo Católica

    San Ignacio de Antioquía es uno de los primeros en usar la palabra «católico» en el año 100 aproximadamente. Eso lo dijo en la carta que escribió a Esmirna. Al principio, la Iglesia tenía varios nombres:

    *Seguidores del camino, en Hech 19

    *Nazarenos, en Hech 24,5

    *Cristianos, en Hech 11,23

    *Iglesia de Cristo, en Hech 20,28

    Y muchos otros. A los pocos años, el nombre que se fue usando y quedando más, fue el de católicos. Como decía un padre de la Iglesia: «Mi nombre es cristiano y mi apellido es católico». Por la historia pudimos comprobar que venimos desde el tiempo de Cristo. Católico significa universal.

    Veamos ahora el tercer camino para confirmar que la Iglesia que Cristo fundó es la Católica. Primero vimos la Biblia, después la historia y en tercer lugar veamos la sucesión apostólica. Esto significa que siempre ha habido un sucesor de la Apóstoles. Desde Pedro hasta Juan Pablo II. 265 Papas. El primero fue Pedro, después siguió Lino, luego Anacleto, Clemente, Evaristo etc. hasta llegar a Juan Pablo II.

    Ninguna de las sectas religiosas puede decir algo parecido. Si uno empieza a investigar quién es su jefe actual y quién estuvo antes, nunca llegarán hasta el tiempo de Cristo, pues ni existían. A veces ni siquiera se sabe quién es el jefe o pastor principal actual de ellos, menos el de hace siglos.

    Desde PEDRO hasta JUAN PABLO II han habido 265 obispos de Roma. Puedes mirarlos de uno por uno:

    1. San Pedro +67
    2. San Lino 67-79
    3. San Anacleto 79-90
    4. San Clemente 90-99
    5. San Evaristo 99-107
    6. San Alejandro 107-115
    7. San Sixto I 115-125
    8. San Telésforo 125-136
    9. San Higinio 136-140
    10. San Pío I 140-155
    11. San Aniceto 155-166
    12. San Sotero 166-175
    13. San Eleuterio 175-189
    14. San Victor I 189-199
    15. San Ceferino 199-217
    16. San Calixto I, 217-222
    17. San Urbano I, 222-230
    18. San Ponciano, 230-235
    19. San Antero, 235-236
    20. San Fabián, 236-250
    21. San Cornelio, 251-253
    22. San Lucio I, 253-254
    23. San Esteban I, 254-257
    24. San Sixto II, 257-258
    25. San Dionicio, 259-268
    26. San Felix I, 269-274
    27. San Eutiquiano, 275-283
    28. San Cayo, 283-296
    29. San Marcelino, 296-304
    30. San Marcelo I, 307-308
    31. San Eusebio, 308
    32. San Melquiades, 310-314
    33. San Silvestre, 314-335
    34. San Marcos, 336
    35. San Julio I, 337-352
    36. San Liberio, 352-366
    37. San Dámaso I, 366-384
    38. San Ciricio, 384-398
    39. San Anastacio I, 398-401
    40. San Inocencio I, 401-417
    41. San Zósimo, 417-418
    42. San Bonifacio I, 418-422
    43. San Celestino I, 422-431
    44. San Sixto III, 432-440
    45. San León I (Magno), 440-461
    46. San Hilario, 461-468
    47. San Simplicio, 468-483
    48. San Felix II, 483-492
    49. San Gelasio I, 492-496
    50. San Anastacio II, 496-498
    51. San Simmaco, 498-514
    52. San Ormisdas, 514-523
    53. San Juan I, 523-526
    54. San Felix III, 526-530
    55. San Bonifacio II, 530-532
    56. San Juan II, 532-535
    57. San Agapito, 535-536
    58. San Silverio, 536-537
    59. Vigilio, 537-555
    60. Pelagio I, 556-560
    61. Juan III, 560-573
    62. Benedicto I, 574-5
    63. Pelagio II, 578-590
    64. San Gregorio I (Magno), 590-604
    65. Sabiniano, 604-606
    66. Bonifacio III, 607
    67. San Bonifacio IV, 608-615
    68. San Adeodato, 615-618
    69. Bonifacio V, 619-625
    70. Honorio I, 625-638
    71. Severiano, 640
    72. Juan IV, 640-642
    73. Teodoro I, 642-649
    74. San Martín I, 649-655
    75. San Eugenio I, 655-657
    76. San Bitalino, 657-672
    77. Adeodato, 672-676
    78. Domno, 676-678
    79. San Agatón. 678-681
    80. San León II, 681-683
    81. San Benedicto II, 684-685
    82. Juan V, 685-686
    83. Canon, 686-687
    84. San Sergio I, 687-701
    85. San Juan VI, 701-705
    86. San Juan VII, 705-707
    87. San Sisinio, 708
    88. Constantino I, 708-715
    89. San Gregorio II, 715-731
    90. San Gregorio III, 731-741
    91. San Zacarías, 741-752
    92. Esteban II, 752-757
    93. San Pablo I, 757-767
    94. Esteban III, 768-772
    95. Adriano I, 772-795
    96. León III, 795-816
    97. Esteban IV, 816-817
    98. San Pascual I, 817-824
    99. Eugenio II, 824-827
    100. Valentín, 827
    101. Gregorio IV, 827-844
    102. Sergio II, 844-847
    103. San León IV, 847-855
    104. Benedicto III, 855-858
    105. Nicolás I, 858-867
    106. Adriano II, 867-872
    107. Juan VIII, 872-882
    108. Mario I, 882-884
    109. Adriano III, 884-885
    110. Esteban V, 885-891
    111. Formoso, 891-896
    112. Bonifacio VI, 896
    113. Esteban VI, 896-897
    114. Romano, 897
    115. Teodoro II, 897
    116. Juan IX, 898-900
    117. Benedicto IV, 900-903
    118. León V, 903
    119. Cristóbal, 903-904
    120. Segio III, 904-911
    121. Anastacio III, 911-913
    122. Landón, 913-914
    123. Juan X. 914-928
    124. León VI, 928-929
    125. Esteban VII, 929-931
    126. Juan XI, 931-935
    127. León VII, 935-939
    128. Esteban VIII, 939-942
    129. Marino II, 942-946
    130. Agapito II, 946-955
    131. Juan XII, 955-963
    132. León VIII, 963-964
    133. Benedicto V, 964
    134. Juan XIII, 965-972
    135. Benedicto VI, 973-974
    136. Benedicto VII, 974-983
    137. Juan XIV, 983-984
    138. Bonifacio VIII, 984-985
    139. Juan XV, 985-996
    140. Gregorio V, 996-999
    141. Silvestre II, 999-1003
    142. Juan XVII, 1003
    143. Juan XVIII, 1003-1009
    144. Sergio IV, 1009-1012
    145. Benedicto VIII, 1012-1024
    146. Juan XIX, 1024-1032
    147. Benedicto IX, 1032-1044
    148. Silvestre III. 1045
    149. Gregorio VI, 1045-1046
    150. Clemente II, 1046-1047
    151. Dámaso II, 1048
    152. San León IX, 1048-1054
    153. Victor II, 1054-1057
    154. Esteban IX, 1057-1058
    155. Benedicto X, 1058-1059
    156. Nicolás II, 1059-1061
    157. Alejandro II, 1061-1073
    158. San Gregorio VII, 1073-1085
    159. Victor III, 1086-1087
    160. Urbano II, 1088-1099
    161. Pascual II, 1099-1118
    162. Gelacio II, 1118-1119
    163. Calixto II, 1119-1124
    164. Honorio II, 1124-1130
    165. Inocencio II, 1130-1143
    166. Celestino II, 1143-1144
    167. Lucio, 1144-1145
    168. Eugenio III, 1145-1153
    169. Anastacio 1153-1154
    170. Adriano IV, 1154-1159
    171. Alejandro III, 1159-1181
    172. Lucio III, 1181-1185
    173. Urbano III, 1185-1187
    174. Gregorio IX, 1187
    175. Clemente III, 1187-1191
    176. Celestino III, 1191-1198
    177. Inocencio III, 1198-1216
    178. Honorio III, 1216-1227
    179. Gregorio X, 1227-1241
    180. Celestino IV, 1241
    181. Inocencio IV, 1243-1254
    182. Alejandro IV, 1254-1261
    183. Urbano IV, 1261-1264
    184. Clemente IV, 1265-1268
    185. San Gregorio XI, 1271-1276
    186. Inocencio V, 1276
    187. Adriano V, 1276
    188. Juan XXI, 1276-1277
    189. Nicolás III, 1277-1280
    190. Martín V, 1281-1285
    191. Honorio IV, 1285-1287
    192. Nicolás IV, 1288-1292
    193. San Celetino V, 1294
    194. Bonifacio IV, 1294-1303
    195. Benedicto XI, 1303-1304
    196. Clemente V, 1305-1314
    197. Juan XXII, 1316-1334
    198. Benedicto XII, 1334-1342
    199. Clemente VI, 1342-1352
    200. Inocencio VI, 1352-1362
    201. Urbano V, 1362-1370
    202. Gregorio XII, 1370-1378
    203. Urbano VI, 1378-1389
    204. Bonifacio IX. 1389-1404
    205. Inocencio VII, 1404-1046
    206. Gregorio VIII, 1406-1415
    207. Martín V, 1417-1431
    208. Eugenio IV, 1431-1447
    209. Nicolás V, 1447-1455
    210. Calixto III, 1455-1458
    211. Pío II, 1458-1464
    212. Pablo II, 1464-1471
    213. Sixto IV, 1471-1484
    214. Inocencio VIII, 1484-1492
    215. Alejandro VI, 1492-1503
    216. Pío III, 1503
    217. Julio II, 1503-1513
    218. León X, 1513-1521
    219. Adriano VI, 1522-1523
    220. Clemente VII, 1523-1534
    221. Pablo III, 1534-1549
    222. Julio III, 1550-1555
    223. Marcelo II, 1555
    224. Pablo IV, 1555-1559
    225. Pío IV, 1559-1565
    226. San Pío V, 1566-1572
    227. Gregorio XV, 1572-1585
    228. Sixto V, 1585-1590
    229. Urbano VII, 1590
    230. Gregorio XV, 1590-1591
    231. Inocencio IV, 1591
    232. Clemente VIII, 1592-1605
    233. León XI, 1605
    234. Pablo V, 1605-1621
    235. Gregorio XVI, 1621-1623
    236. Urbano VIII, 1623-1644
    237. Inocencio X, 1644-1655
    238. Alejandro VII, 1655-1667
    239. Clemente IX, 1667-1699
    240. Clemente X, 1670-1676
    241. Inocencio XI. 1676-1689
    242. Alejandro VII, 1689-1691
    243. Inocencio XII, 1691-1700
    244. Clemente XI, 1700-1721
    245. Inocencio XIII, 1721-1724
    246. Benedicto XIII, 1724-1730
    247. Clemente XII, 1730-1740
    248. Benedicto XIV, 1740-1758
    249. Clemente XIII, 1758-1769
    250. Clemente XIV, 1769-1774
    251. Pío VI, 1775-1799
    252. Pío VII, 1800-1823
    253. León XI, 1823-1829
    254. Pío VIII, 1829-1830
    255. Gregorio XVII, 1831-1846
    256. Pío IX, 1846-1878
    257. León XIII, 1878-1903
    258. Pío X, 1903-1914
    259. Benedicto XV, 1914-1922
    260. Pío XI, 1922-1939
    261. Pío XII, 1939-1958
    262. Juan XXIII, 1958-1963
    263. Pablo VI, 1963-1978
    264. Juan Pablo I, 1978
    265, Juan Pablo II, 1978…

    Es lógico que si Nuestro Señor Jesucristo escogió a Pedro para que fuera el pastor visible de su rebaño (Jn 21,15-17) alguien tendría que continuar con su misión, pues el Evangelio tiene que ser predicado por todo el mundo (Mc 16,15) hasta al final de los tiempos (Mt 28,18-20). Por este motivo, al morir el primer Papa (Pedro) hubo un sucesor que fue Lino y así sucesivamente hasta llegar al actual Papa: Juan Pablo II.

    De esta manera, la Biblia, la Historia y la Sucesión Apostólica nos confirmaron que la Única Iglesia que Cristo fundó es la Católica. Esta es una gran verdad que hay que gritar por todos los medios y compartirla a todos cuanto podamos.

    Por eso podemos decir: Católico Nací, católico moriré. Soy cristiano al 100% no por tradición solamente, sino por la convicción plena de estar en la Iglesia que Cristo fundó.

    Asi que, ánimo hermano, y definitivamente no da lo mismo estar en cualquier Iglesia.

    Si Jesucristo fundó su Iglesia: la Católica, no fue para dejarla como un adorno secundario en la vida del cristiano.

    Buscarla y aceptarla es hacer su voluntad (Mt 7,15)

    Dios te siga bendiciendo en abundancia.

    Pags. 18-32 del libro Respuestas Católicas inmediatas. Te lo recomiendo, tiene muchos temas mas sobre como Defender la fe, al igual que los casetes y videos. Puedes comprarlos llamando al (480) 598-4320 o entra aqui.

    ——————————————————————————–

    Recuerda que debes de luchar por conocer, vivir, predicar, celebrar y defender tu fe para ser un auténtico cristiano.

  3. Creo que debemos de separar la religion (cualquiera sea) con lo que DIOS nos ha dado en su Palabra..lo resumo en lo siguiente, debemos de tener una vida santa.
    MAs detalle en:
    http://vidasanta.ning.com/

  4. […] Faltan 35 días. Operación Arca de Noé […]

  5. […] Faltan 35 días. Operación Arca de Noé […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: