El BUM

Evangelio de Juan, 12:26 “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará”.

El BUM es una balsa salvavidas para el que busca y no encuentra en estos tiempos revueltos, es un atajo hacia Dios.

El BUM es un concepto, un juego, una experiencia de los sentidos, una concepción, una marca registrada en el cielo que define un misterio que contiene y condensa una trinidad. Se pretende con el BUM tener en una palabra la comprensión de algo tan complejo como la comunión espiritual entre tu persona, física y espiritual, y Dios, junto con Jesús, Su Hijo, que se hizo hombre para poder entender mejor al ser humano, y así poder comunicarse mejor con él, sintiéndose humano, con el fin de enseñarnos su única lección que no hemos aprendido, amar incondicionalmente, y para indicarnos que Él es el único camino hacia el Padre.

El BUM es una trinidad, por una parte Jesús y Dios, y por otra parte tú. ¿Por qué distingo a Jesús de Dios?, porque Jesús es el Hijo de Dios, nosotros estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, pero Dios nos envió a Su Hijo para que como hombre nos guiara, y fijaros que solo nos habló de amor, de puro amor, hacia el Padre y hacia los demás, todo lo demás es pura invención de la iglesia del hombre, no de la iglesia de Dios, que somos todos los que amamos y seguimos a Jesús, pero sin jerarquías ni intermediarios, y mirando hacia adentro como en la meditación, no hacia fuera, no sirve el rito, sirve la meditación, el recogimiento interior, hacia dentro de nosotros encontraremos a Jesús.

El juego es muy simple, después de años de evolución en el planeta Tierra el tiempo para mejorarse espiritualmente se esta agotando, las personas que hayan evolucionado espiritualmente y hayan elevado su nivel vibracional energético hasta un mínimo suficiente como para entender el papel que Jesús ha desempeñado en nuestra evolución como especie, y sigan además las enseñanzas de Jesús, estas personas sencillamente serán salvadas por Dios y participarán en la primera resurrección, las demás, y aquí se incluye a todas las personas de cualquier religión o ateas o agnósticas, participarán en la segunda resurrección y serán juzgadas según sus obras. Pero Jesús debe protagonizar nuestras vidas, vidas que debemos dedicarlas a Él, como Hijo de Dios, y a Dios a quien debemos amar sobre todas las cosas, para simplificar todo esto tan complejo, ha nacido el BUM, un concepto que aúna tanta sabiduría y profundidad como uno sea capaz de imaginar, porque el juego es hacia adentro de nosotros mismos, no hacia fuera.

(más…)

Anuncios
Published in: on 1 enero 2010 at 20:24  Comments (2)  
Tags:

Jesús es el único camino hacia Dios, parece que el mundo lo ha olvidado

Evangelio de Juan

3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 

3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 

3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 

3:20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 

3:21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

5:23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. 

5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. 

5:28 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 

5:29 y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

6:40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

6:44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. 

  (más…)

Published in: on 1 enero 2010 at 20:09  Comments (4)  
Tags: